Muchas personas no tienen contacto con la Naturaleza y pasan los días de trabajo en el interior bajo luces artificiales y frente a las computadoras, luego regresan a casa para disfrutar del brillo de las pantallas de televisión.

Las investigaciones sugieren que es importante hacer tiempo para salir al aire libre también, ya que hacerlo es beneficioso, tal vez esencial, para la salud humana. Los psicólogos y los investigadores de la salud están encontrando cada vez más razones respaldadas por la ciencia para salir y disfrutar del mundo natural.

Una cosa que puede ayudar a que su mente vuelva a estar en marcha luego de "fatiga mental”, es exponiéndola a entornos restaurativos, que, según las investigaciones, generalmente significa el aire libre. Un estudio encontró que la energía mental de las personas se restauró incluso cuando solo miraban imágenes de la naturaleza. (Las imágenes de las escenas de la ciudad no tuvieron tal efecto).

Caminar en la naturaleza podría mejorar la memoria a corto plazo

Varios estudios demostraron que los paseos por la naturaleza tienen efectos beneficiosos para la memoria, que otras caminatas no tienen.

En un estudio, los estudiantes de la Universidad de Michigan recibieron fueron sometidos a una breve prueba de memoria. Luego se dividieron en dos grupos. Un grupo camino alrededor de un arboreto, y el otro dio un paseo por las calles de una ciudad. Cuando los participantes regresaron e hicieron la prueba de nuevo, aquellos que habían caminado entre árboles hicieron casi un 20% mejor que la primera vez. Las personas que habían tomado vistas de la ciudad en su lugar no mejoraron consistentemente.

Un estudio parecido con aquellas personas deprimidas reveló que estar en contacto directo con la naturaleza reactiva la memoria mucho mejor que, por ejemplo, caminar por la ciudad.

Menos estrés

Estar al aire libre y disfrutar de la naturaleza tiene un efecto positivo sobre el cuerpo y la mente. La persona sufre de menos estrés si trabaja directo con la naturaleza, en comparación con aquellas que lo hacen en lugares cerrados.

Un estudio encontró que los estudiantes enviados directo a la naturaleza por dos noches, tenían niveles más bajos de cortisol, una hormona que a menudo se utiliza como marcador de estrés, que aquellos que pasaron ese tiempo en una ciudad.

En otro estudio, los investigadores encontraron una disminución tanto en la frecuencia cardíaca y los niveles de cortisol de los participantes que pasaron tiempo en el bosque en comparación con los de la ciudad

Reduce la inflamación

La inflamación es un proceso natural que el cuerpo utiliza para responder a amenazas como el daño (por ejemplo, un dedo del pie aplastado) y los agentes patógenos (por ejemplo, la exposición a la gripe).

Pero cuando la inflamación entra en una sobrecarga, se asocia en diversos grados con una amplia gama de enfermedades, incluidos los trastornos autoinmunes, la enfermedad inflamatoria intestinal, la depresión y el cáncer. Pasar tiempo en la naturaleza puede ser una forma de ayudar a mantenerlo bajo control.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más