España ostenta el puesto 36 en el ranking de la felicidad. Finlandia ocupa el primer puesto. El 20 de marzo fue el día mundial de la felicidad.

Instituto noruego de salud pública:

Según la experta Ragnhild Bang Nes el bienestar depende de la neurofisiología del cerebro y también de las connotaciones culturales. Los pequeños placeres son saludables. Por ejemplo, sentir el calor del sol en la cara, disponer en la cama de sábanas limpias y frescas...

La ausencia de emociones negativas y la actitud positiva ante la vida proporcionan una experiencia de satisfacción, calma y armonía. También importa tener un sentido en la vida, la conexión con redes de amigos y experimentar el amor.

La realización de actividades de progreso a un logro u objetivo puede ser una experiencia dolorosa y requiere un esfuerzo pero también genera bienestar.

Según la ley de salud pública noruega (2012) las autoridades estatales han de coordinarse y supervisar la calidad de vida de la población.

Se pueden medir sus componentes.

Lo relevante es sentar las bases para la felicidad, ya que estamos expuestos a traumas. Pertenecer a un entorno de confianza ayuda así como identificar los problemas que se plantean.

Instituto para la búsqueda de la felicidad de Copenhague:

Meik Wiking es su director ejecutivo. En el año 2011 Naciones Unidas aprobaron una resolución sobre el tema. Corea del Sur es un reflejo de que el incremento del nivel económico no se acompaña de una mejora en alegría.

Este país presenta una de las tasas de suicidios más altas así como de menor consumo de antidepresivos. Es necesario convertir la riqueza en bienestar.

El 50% de los ingresos de los ciudadanos daneses se destinan a impuestos pero se traduce en inversiones rentables, por el bajo nivel de corrupción. Así, se puede circular en bicicleta, mejoran las infraestructuras para ciclistas y peatones y en verano se permite el baño en el puerto de Copenhague, independientemente de la riqueza de cada uno.

También hay un gran nivel de igualdad entre ricos y pobres y entre hombres y mujeres, ya que la desigualdad genera efectos negativos. Los problemas de salud derivan del estilo de vida y exigen un trabajo a nivel intersectorial. También se trabaja en la prevención de problemas de salud mental.

La genética determina la actitud que adoptamos ante la vida y condiciona un cierto ambiente. Un niño feliz se socializará mejor.

Aprender cosas nuevas y amar el aprendizaje en relación a algo que apasiona aporta bienestar porque proporciona un nivel de propósito y una dirección. También hemos de descubrir en nuestra memoria los recuerdos agradables porque las experiencias positivas constituyen un antídoto contra el estrés.

Por último, "Pensar rápido, pensar despacio" es un libro muy recomendable del psicólogo Daniel Kahneman.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más