Este tipo de cáncer se caracteriza por el desarrollo de células anormales que se dividen, crecen dentro de la boca y se diseminan en los tejidos cercanos. El tabaquismo, la ingesta de alcohol y las largas exposiciones al sol, son algunas de las principales causas del Cáncer bucal. La enfermedad se forma generalmente en la boca o en el labio inferior, en la garganta, lengua, amígdalas, faringe, encías e incluso en las glándulas salivales.

Factores de riesgo

Existen diversos factores por los cuales se puede desarrollar el cáncer bucal como lo son fumar, el 80% de los casos de esta enfermedad se genera en pacientes fumadores.

La ingesta de alcohol, el consumo excesivo de alcohol puede desarrollar cáncer bucal y más aun si esta actividad se realiza paralelamente con el cigarrillo. La edad y el género, el cáncer bucal es dos veces más común en adultos mayores de 40 años de edad y principalmente en los hombres. Exposición al sol, este tipo de cáncer es común en personas que se exponen por largo periodos de tiempo al sol.

Tipos

Los carcinomas de células escamosas se desarrollan en células que recubren la boca desencadenan esta enfermedad [VIDEO]. Los tipos de cáncer bucal que pueden desarrollarse son los de glándula salival, su punto de partida son las células de las glándulas salivales. Los linfoma, se forman en el tejido linfático y los melanoma, que se genera en la células que se encargan de la pigmentación de la piel alrededor de la boca o en los labios

Tratamiento

Para iniciar un tratamiento se debe tomar en cuenta el tipo de cáncer, el lugar donde se encuentra cuanto se ha expandido.

Luego de que el diagnostico esta establecido, el equipo médico determina si el tratamiento será cirugía, radioterapia, quimioterapia, o terapia biológica.

Síntomas

El dentista es quien generalmente nota con mayor facilidad los signos de esta enfermedad, se presentan llagas o úlceras que no cicatrizan. Pueden estar en los labios, las encías o dentro de la boca, perdida de gusto y adormecimiento en alguna zona de la boca, manchas blancas, rojas o negras que duren por más de dos semanas en la boca, encías o lengua. Así como dificultad para masticar y tragar alimentos, dolor sin motivo, entumecimiento en la boca, dientes flojos. Entre otros.

Prevención

Para reducir el riesgo de padecer esta enfermedad, es necesario llevar un estilo de vida saludable. Es recomendable seguir estos consejos para disminuir la probabilidad de desarrollo de cáncer bucal, visitar al odontólogo ante algún signo sospechoso que aparezca en la boca, no fumes y disminuye la ingesta de alcohol.