Mantener una Piel saludable y joven es lo que quieren la mayoría de las personas, sobre todo, cuando la piel comienza a perder la elasticidad y lozanía. Usar buenos productos para cuidar tu piel es importante, pero existen hábitos que sirven para lucir una piel saludable.

Cinco aspectos a tener en cuenta para que la piel mejore

  • Duerme al menos 7 horas todos los días

El sueño de Belleza es real. A menos que tengas un equipo de maquilladores esperándote en el baño todas las mañanas, es difícil lucir espléndido y juvenil cuando estás escatimando en sueño. Si alguna vez te has despertado con ojeras debajo de tus ojos, ya sabes lo que la investigación ha demostrado: que la falta de sueño puede contribuir a la Hiperpigmentación Periorbitaria, también conocida como "ojos de mapache".

Las investigaciones han demostrado que las personas que respetan por lo menos 7 horas de sueño diarias son más atractivos en comparación si privaran a su cuerpo de dormir lo suficiente.

  • Protege tu piel de la luz del sol

La luz del sol [VIDEO] es la causa de al menos el 80 por ciento de los signos del envejecimiento visible, como las pecas, el adelgazamiento de la piel, las arrugas y algunas líneas faciales, y puede contribuir al desarrollo del cáncer de piel. Protege tu piel todos los días con protectores solares de "amplio espectro" que bloquean la luz UVB y UVA, cada dos horas, si estás bajo el sol. Trata de evitar la luz solar directa durante las horas en que los rayos UV son más intensos (por lo general, entre las 10:00 a.m. y las 4:00 p.m.) y complementa el protector solar con accesorios como: sombrilla, ropa protectora y gafas de sol.

Recuerda, también, que el hecho de que el día esté nublado, no significa que no tengas que usar el protector solar. El daño solar aún puede ocurrir.

  • Aprende a relajarte, sobre todo en circunstancias estresantes

Es importante encontrar tu zona de paz interna. La tensión crónica y el estrés físico causan oleadas de cortisol en el cuerpo, una hormona que puede descomponer el colágeno y la elastina, lo que finalmente conduce a las arrugas. El estrés también puede empeorar ciertas condiciones de la piel, como la psoriasis o la rosácea.

  • Humecta tu piel regularmente

Mantener el contenido de agua de la piel es crucial para una piel sana. Los humectantes ralentizan la pérdida de agua a través de las capas superficiales de la piel y fortalecen la barrera de la piel. Si tienes piel sensible, busca productos con "ceramidas", uno de los tres tipos de lípidos o grasas en la piel. Cuando el aire es seco en el invierno, las personas con una piel perfecta saben aumentar su uso de humectante en todo su cuerpo.

Entonces, cuando el aire es más húmedo en los meses más cálidos, pueden relajarse. Las personas con piel perfecta saben cuán seca puede estar su piel y cuán importante es mantener la piel húmeda.

  • Lava tu cara todas las noches

El daño solar no es el único factor ambiental del que debe preocuparte: las pequeños partículas contaminantes del aire también pueden dañar tu piel. No te arriesgues. Recuerda tomar un minuto, antes de acostarte, para limpiar tu rostro y eliminar las impurezas que podrían debilitar tu piel, así como para quitarte todo el maquillaje.