La piel de mariposa, o la epidermólisis bullosa es una enfermedad genética rara que afecta el sistema inmunológico. Solamente en España se registra cada doce meses, diez nuevos pacientes.

La enfermedad se manifiesta por una excesiva fragilidad de la piel, el órgano con la más grande superficie de nuestro cuerpo. Así que para estos enfermos un abrazo o simplemente el gesto de ponerse el calzado se transforma en unos momentos difíciles de suportar. Permanentemente se tienen que cambiar las vendas por el riesgo de las infecciones. Para un niño con la enfermedad, una vida social como estar en la guardería o en la escuela se transforma en una aventura muy dolorosa.

Imunoinstant ha sido utilizado con éxito para mejorar la vida de seis niños

Constantin Chiurciu, científico de la prestigiosa compañía rumana Romvac, con una experiencia de cuarenta y tres años en la fabricación de vacunas veterinarias, ha desarrollado en los laboratorios Romvac un tratamiento que da mucha esperanza. En su programa de tratamiento han entrado seis niños con las edades entre tres meses de vida y catorce años, diagnosticados con epidermólisis bullosa. Después de la administración del conjunto, tanto interno como externo, las rozaduras de la piel e incluso de la mucosa bucal han dejado de ser tan agresivas. Los niños han sido capaces de alimentarse con alimentos más sólidos que un puré de frutas o legumbres e incluso han aumentado de peso.

Las cicatrices se curan con rapidez y los resultados exitosos sobre el sistema digestivo se notan después de dos semanas.

Vídeos destacados del día

La famosa cura consiste en un suplemento alimentario y aumenta la polémica médica si un suplemento alimentario puede pasar como un tratamiento. De todas formas, al pasar como suplemento alimentario, los efectos secundarios son lleves, en comparación con cualquier medicina sintética. El Imunoinstant es presente en las farmacias de Rumanía desde hace un par de meses.

Inmunoglobulina Y presente en las yemas aplaca el desarrollo de las bacterias

El tratamiento esta propuesto para mejorar la vida de estos pacientes y aliviar el dolor. Constantin Chiurciu propone acompañar el tratamiento por un estilo de vida sana e incluso un consumo de huevos especiales de su propia granja, procedentes de unas gallinas previamente tres veces vacunadas, para aislar la inmunoglobulina Y, una substancia ya estudiada hace cien años por un científico alemán, Klemperer. Dicha substancia presente en la yema de los huevos, inhiba el desarrollo de las bacterias.

Con una cifra de negocios de 11.000.000 de Euros, comercializando sesenta productos biológicos, la compañía Romvac SA, cuenta con una considerable suma de estudios científicos, laboratorio y nueva tecnología, exportando sus productos en países como: España, Países Bajos, Qatar, Lituania, Italia, Francia, Macedonia, Malta, Kosovo.