Se realiza la cirugía bariátrica en personas con Obesidad mórbida que no logran disminuir su peso tras estrategias menos invasivas. Desde la primera técnica, realizada por un cirujano sueco en 1952, hasta las más actuales con cirugía videolaparoscópica, mucho se ha evolucionado.

Hoy ya se puede afirmar que es una de las medidas más eficaces en salud pública para la curación de la diabetes tipo 2 y la reducción de enfermedades cardiovasculares en adultos. Sin embargo, ¿resolvería de igual en los adolescentes?

¿Es la obesidad un problema de gente joven?

Como se sabe, la obesidad también es un problema para los menores y, debido a eso, mucho ya ha sido debatido si un método más invasivo como la cirugía aportaría las mismas mejorías tal cual a ellos.

Un estudio publicado esta semana en Pediatrics desveló que ofrecer la cirugía bariátrica como tratamiento de la obesidad mórbida en adolescentes, más allá de la acelerada reducción del peso - propósito del procedimiento -, también reduce significativamente el riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca en el futuro.

Además, fueron vistos una disminución en los niveles de colesterol y glucosa sanguíneos, de la tensión arterial, y sobre todo una mejora de la auto-estima que conlleva una mejor calidad de vida, tanto física como mental.

Sin embargo, hay que subrayar que no son todos los casos que tienen indicación de llevar al adolescente al quirófano. La principal es tener un IMC (índice de masa corporal) compatible con la obesidad mórbida - por encima de 40 kg/m² - o un IMC compatible con una obesidad grave - por encima de 35 kg/m² -, sumando algunas comorbilidades, tales como:

  • hipertensión intracraneal benigna;
  • fallo cardíaco;
  • síndrome de apnea obstructiva del sueño;
  • diabetes mellitus tipo 2;
  • cualquier condición que amenace la vida relacionado con la obesidad.

Medidas para prevenir la obesidad

Para eso, hay una serie de medidas que se toma antes, durante y después de la cirugía, y debido a su complejidad son pocos los centros que son especializados en realizar esta terapéutica, ya que necesita un equipo multidisciplinario para asegurar un menor riesgo de complicaciones.

Aún, antes de la toma de la decisión entre la familia, el equipo sanitario y el adolescente, este último debe tener en cuenta que será una decisión drástica de cambio de su cuerpo por lo que no hay marcha atrás. Es decir, parte de su estómago o de su intestino será quitado. Y luego esto podrá conllevar complicaciones a corto y largo plazos, tales como:

  • Complicaciones agudas: infecciones, hemorragia, complicaciones anestésicas
  • Complicaciones crónicas: hipovitaminosis, deficiencias nutricionales, sensación constante de saciedad.

Es por eso que, en suma, esta es tan solo una nueva alternativa que está siendo mejor planteada por los pediatras, en la medida en que se van siendo conducidos y publicados nuevos estudios a favor de la cirugía. Igualmente, los buenos hábitos de salud como la dieta [VIDEO] reglada y la práctica de actividad física regular e intensiva deben ser todavía puestas en primer pedestal.