Si quieres hacer un regalo y no sabes qué o no tienes planes para estos días de fiesta, una de las mejores opciones es envolverte en la magia del mundo del vino, con aromas agradables, música suave y un clima templado que invita a los clientes a disfrutar de un viaje de placer y bienestar.

La vinoterapia se alza como la novedad dentro de las curas de Belleza, si un vaso de vino estimula la circulación cardiovascular, la uva y sus granos combaten el envejecimiento gracias a sus vitaminas y a los polifenoles que contribuyen a que la piel mantenga su elasticidad.

Es una técnica de la Naturopatía Estética cada vez más de moda e innovadora en tratamientos de belleza que contribuyen a mantener la suavidad de la piel, la eliminación de toxinas y la prevención del anti-age.

Como consecuencia de las propiedades de la uva se le atribuyen diversos efectos:

- Retrasa el envejecimiento celular.

- Afirma la musculatura y combate la flacidez.

- Hidrata la piel dejándola muy suave.

- Atenúa las varices.

- Disminuye el riesgo de flebitis y hemorroides.

- Alivia los calambres musculares y descansa las piernas hinchadas.

- Elimina toxinas del organismo.

- Ayuda a combatir el estrés y la depresión.

- Mejora la circulación sanguínea.

- Liberan tensiones y proporcionan una agradable sensación de relax.

Diferentes vinos, diferentes propiedades

- Lambrusco: rico en minerales, potencia la elasticidad de la piel y ayuda a mantenerla firme.

- Chianti y Sauvignon: tiene propiedades relevantes, suele utilizarse en masajes.

- Cabernet o Merlot: el más indicado para tratamientos de rejuvenecimiento de la piel y para eliminar células muertas.

Vídeos destacados del día

En cuanto a los tratamientos de vinoterapia, existen distintos aunque los más comunes y aceptados son los tradicionales peelings corporales y faciales realizados con semillas de uva o, en su defecto, el aceite de la semilla de la uva combinado con otros ingredientes. Otro clásico es la envoltura del cuerpo a fin de sudar con extracto de una roja, aceite de semilla de uva y arcilla y baños termales, basados, como su nombre indica, en un baño con vino en una bañera de hidromasaje. Si bien todos estos tratamientos se realizan en centros especializados o spas, también se pueden adquirir cremas hechas a bases de uvas y vino. Los más perezosos pueden prepararse un propio baño relajarte en casa añadiendo al agua cuatro vasos de vino blanco y una taza de miel.

-Masaje corporal vinoterapia. Masaje corporal general con aceite de pepita de uva. Las uvas ricas en polifenoles, flavonoides, encimas, coenzimas y vitaminas A, B, C y E mejoran la circulación sanguínea, fortalecen el sistema cardiovascular y proporcionan sensación de relajación y bienestar.

-Envoltura de barro de vino. Envolvimiento térmico corporal con los extractos de las uvas que forman en nuestro cuerpo una capa de barro, una protección natural para la piel. Desempeñan un papel preventivo, ya que no sólo eliminan metanolitos responsables del estrés oxidativo sino que actúan como antiinflamatorios.

-Hidromasaje de uva morada. Los expertos aseguran que no hay mejor cura contra el estrés que el hidromasaje con agua termal y uva morada. Contribuyen a mantener joven el organismo. También es un magnífico auxiliar anti-envejecimiento de la piel al tiempo que difumina las arrugas ya existentes.