Durante y después de estas fechas, las Navidades, todos nos sentimos en algún momento con pesadez de estómago. Y es que las abundantes comidas y las comilonas que nos solemos pegar en estas fechas tienen sus efectos secundarios.

La pesadez de estómago es el sentimiento de pesadez o inflamación estomacal que sufrimos después de comer. Este estado se debe a que nuestro estomago trabaja para procesas los platos que hemos comido, que por lo general suelen ser grasoso, pesados o postres con demasiado azúcar.

Pero si no has podido evitar sentirte asi, a continuación te muestro algunos remedios caseros para la pesadez de estomago

 

Zumo de limón:

Este remedio es ideal para el ardor o la acidez estomacal.

Ambas suelen provocar una pesadez en el estómago que no nos gusta nada.

El remedio es muy sencillo, sólo tenemos que exprimir medio limón en un vaso y rellenar el resto con agua.

Si necesitamos un mayor efecto podemos añadir bicarbonato sódico. Al añadir este complemento la sensación de ardor desaparece más rápidamente neutralizando los jugos gástricos.

Infusión de manzanilla y anís:

Este remedio no es recomendable para mujeres embarazadas. Las infusiones de manzanilla con anís se venden con ambas hierbas en casi todos los supermercados y herbolarios. Pero si lo prefieres puedes hervir agua en una tetera y añadir una cucharita de flores de manzanilla y una raíz de anís para que las propiedades de las dos plantas sean mas efectivas.

Puedes tomar como máximo tres al día, pero con una suele ser suficiente.

Vídeos destacados del día

 

Yogurt con papaya:

Sirve para acelerar el proceso de digestión.

Si sientes una pesadez estomacal, en especial mucho tiempo después de haber comido, solo tienes que abrir un yogurt natural e incluir varios trozos de papaya. Si no tienes esta fruta a tu disposición, el kiwi o la piña son igual de efectivos.

Si además sueles tener problemas para ir al baño, e recomendable añadir una cucharadita de canela.

 

Comer una naranja:

Esta fruta cítrica ayuda a desintoxicar el hígado y estimula la creación de bilis, por lo que tomar una naranja después de una comida aporta frescura y ayuda a digerir los lípidos ayudando a contrarrestar la sensación de pesadez. #Navidad #Alimentos #Calidad de vida