Una postura incorrecta puede afectar al rendimiento deportivo, y corregir cualquier desequilibrio puede ayudar a optimizarlo. Pero no sólo eso sino que está demostrado que tiene relación con diversas enfermedades que podrían prevenirse con el simple hecho de adquirir una buena postura.

¿Cómo hacerlo? El primer paso es el llamado examen postural. La herramienta más avanzada disponible hoy en día es una especie de cinta integrada a un software con sensores que permiten analizar la postura en posición estática y mientras nos movemos. 

Andrea Grasso, especialista en ortopedia y director de la residencia de ancianos de Deportes Centro de Trauma de Villa Valeria, Roma, explica donde se utiliza esta herramienta para hacer una evaluación de la postura y el paso con el fin de corregir desequilibrios funcionales.

"Este tipo de investigación es útil no sólo para mejorar el rendimiento deportivo de los atletas, sino también para la prevención de accidentes" ,explica Grasso.

Pero ¿cuándo puede ser útil?. De acuerdo con lo que cuenta Grasso, hay muchas Enfermedades que pueden beneficiarse de un examen postural, entre ellas por ejemplo se incluyen: dismorfismos y paramorfismos de la columna vertebral, espondilosis, displasia congénita de la cadera,rodilla en valgo, juanetes congénitas, artritis, resultados noxas traumatismos (fracturas, luxaciones, esguinces, lesiones musculares y tendinosas), maloclusión, bruxismo e insuficiencia venosa. Incluso en el campo de la estética podemos encontrar sus beneficios ya que también repercute en la grasa localizada y la celulitis. Como podemos ver, adquirir una buena postura ayuda a prevenir muchos problemas de espalda. 

Os dejo también este vídeo de una conferencia en el que explica muy bien cómo corregir la postura corporal:

Desde el punto de vista práctico, después de realizar un examen postural podemos consultar a un especialista, un fisioterapeuta o un cirujano ortopédico.

Vídeos destacados del día

Por lo general, en el examen exhaustivo se hace un informe en el que también se incluye sugerencias sobre las zapatillas más adecuadas para hacer frente al problema detectado.

La duración del examen postural es variable aunque si se hace un análisis estático normalmente suele durar de 20 a 30 minutos, mientras que los exámenes más amplios pueden tardar de 40 a 60 minutos. Por lo que respecta precio oscila entre los 80 € y los 240 euros, aunque tampoco es exacto.