En invierno es muy frecuente que se nos reseque la piel, sobretodo en la zona de las piernas. El uso de calcetines, botas y pantalones largos, a pesar de que son ideales para combatir el frío no ayudan a que la piel respire bien y eso hace que la piel se vuelva escamosa y áspera al tacto.

Como ya empieza a hacer frío aquí hay 5 consejos ad hoc. Son muy fáciles de hacer pero se debe ser constante para que los resultados sean visibles y rápidos.

1. Tomar baños y duchas con agua templada.

Ya se que con el frío lo que más nos apetece cuando nos metemos en la ducha es que nos recorra el cuerpo el agua bien calentita pero eso no es bueno ni para la circulación ni para la piel.

Lo que debemos hacer, y sin tener que recurrir al agua fría que siempre es aconsejable para mejorar la circulación sanguínea es poner el agua templada. Ni fría ni caliente. De esta forma notarás como la piel no se descama tanto. 

2. Jabón suave

esta regla es básica para el cuidado de la piel. Utilizar siempre jabones suaves, incluso aquellos que son jabones sin jabón y mucho mejor los que contienen vitamina E. Os aconsejo manteneros alejados de los jabones antibacterianos, son demasiado agresivos para la piel seca.

3. Hidratar la piel húmeda

Parece extraño decir que uno hidrate la piel que ya está húmeda pero es una de las cosas que es más efectiva. Hoy en día hay varios productos en el mercado que permiten hacerlo y son totalmente recomendables. Aquellas personas que tienen la piel muy seca acostumbran a usar capas y capas de hidratante pero esa no es la solución, si no algo mucho más sencillo como el uso de aceites para el cuerpo. El aceite de almendras o aceites mezclados que se aplican sobre la piel húmeda antes de salir de la ducha y secarla.

Vídeos destacados del día

De esta manera la piel se mantendrá hidratada y suave por mucho más tiempo. ¡Y no queda pringosa!.

4. Cremas de urea

Cuando la piel queda muy reseca, incluso en los talones que se agrietan, lo mejor es usar cremas muy hidratantes en esas zonas más secas. Usar cremas hidratantes con urea y justo después ponerse calcetines de algodón es lo ideal. Se recuperan en pocos días y permanecen bien hidratados mucho tiempo.

5. Miel

La miel es considerada una de las mejores cremas hidratantes naturales. Tiene fuertes propiedades humectantes, es un antioxidante ideal y un buen antimicrobiano. ¿Cómo puedes usarla? Antes de meterte en la ducha. Se debe difundir una capa de miel natural en las piernas y dejarla actuar 10 minutos. Luego dúchate bien con agua tibia. Saldrás perfecta.