El sindicato de trabajadores, quien llamó a sumarse al paro los días 27 y 28 de julio y el 3 y 4 de agosto, desmovilizó sus acciones tras llegar a negociaciones directas con los directivos de la aerolínea. Cerca de 2.000 trabajadores se ven afectados por las condiciones actuales de trabajo que se acentúan con la llegada del verano y el movimiento de pasajeros.

Este martes, las partes encararon una tercera mediación del problema en donde llegaron a acuerdos para desbloquear las medidas que afectaría a gran escala el servicio prestado por Iberia.

Los trabajadores alegan notar un cambio de actitud en la empresa, lo cual confiere un punto de confianza para frenar las acciones y sentarse a negociar bajo la mediación de la Generalitat.

Por su parte el mediador del Departamento de Trabajo Catalán, Chakir el Homrani, ha manifestado alegría por los acuerdos logrados, felicitando a las partes involucradas por el compromiso de resolver sus diferencias. Además acotó con orgullo la importancia de su departamento como mediador para resolver dicho conflicto laboral.

Un verano en riesgo

No es la primera vez que una situación como esta ocurre en el aeropuerto de El Prat de Barcelona. En diciembre del año pasado los trabajadores realizaron un huelga entre el 21 y 24 de ese mes, exigiendo un plan industrial para contratar personal y así aliviar la sobrecarga de trabajo de la plantilla.

La huelga contempló paro de cuatro horas intermitentes durante varias franjas laborales, lo que ocasionó retrasos en las operaciones de la aerolínea.

Estas acciones tuvieron como móvil obligar a la directiva de Iberia a sentarse a negociar la situación.

Actualmente el problema persiste y se extendió hasta el verano, lo cual fue motivo de alarma ante un posible riesgo de colapsar la movilización de pasajeros durante estas fechas. Tras más de seis horas de negociaciones en una tercera jornada, se lograron levantar las medidas de huelga, pero aún falta que Iberia cumpla con las peticiones acordadas por los trabajadores, quienes podrían retomar su postura.

Una cuarta reunión para ratificar acuerdos

Este viernes 26 de julio, las partes en conflicto se reunirán nuevamente para exponer soluciones y cerrar acuerdos definitivos para darle fin a este capítulo. Utilizarán el aeropuerto como sitio de negoción y la Generalitat como mediador del conflicto.

En esta reunión, el comité de trabajadores liderado por José Ramírez buscará concretar con la empresa la necesidad de más personal y programas de formación para los mismos.

Además se discutirán otros flecos, como el pago de más de 7.000 horas de descanso adeudadas y un reajuste en el pago de las horas extras laboradas.

Los trabajadores claman no romper con la confianza otorgada tras la tercera jornada de negociaciones, al mismo tiempo, José Ramírez insta a sus compañeros que cualquier reacción negativa puede traducirse en una traba para las negociaciones que están por concretarse.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más