El Tribunal de Justicia de la Unión Europea condenó a España este miércoles por incumplimiento de las normas comunitarias para la depuración de las aguas residuales. La comunidad europea tenía un plan de depuración desde el año 2001, el cual aún no ha sido ejecutado. Por el contrario, el problema ha ido agudizando año tras año.

Para complementar la situación, adicional a la multa impuesta de 12 millones, el Tribunal puso otra multa donde España tendría que pagar otros 11 millones de euros cada seis meses, mientras sigan sin tomar medidas.

Hasta los momentos la Comisión Europea y el Tribunal tienen abiertos nueve expedientes de los diecisiete casos que aún no han sido solventados.

Mientras tanto localidades como Andalucía, Canarias y Asturias están en la mira de la justicia europea.

España tiene abiertos muchos expedientes por el mismo incumplimiento

Haciendo un recuento de la cantidad de denuncias, España tiene abiertos muchos expedientes por el mismo incumplimiento. Desde 1991 la junta directiva europea viene estableciendo normativas a los habitantes de los municipios afectados sobre la recolección y cómo tratar las aguas residuales. Sin embargo, no se han aplicado los correctivos para evitar que las aguas desemboquen en ríos y playas.

Luego entre el año 2001 y 2010 ninguno de los gobiernos se ocuparon de esta problemática, lo que llevó nuevamente a la comisión europea a formular nuevas denuncias. En esa oportunidad España fue condenada por incumplimiento, pero sin tener que pagar multa alguna.

España recibió un nuevo plazo para poder acondicionar y solucionar el problema de las aguas residuales hasta el 31 de julio del 2013, pero aún continuaban haciendo la depuración de forma incorrecta.

En vista de que no se tuvo respuesta por parte de España, en Bruselas se comenzaron a tomar acciones y se demandó a España con todos los hierros. Aunque al principio se estaba solicitando una multa de más de 50 millones, solo se consiguió que fuese de doce millones para iniciar.

Mientras tanto en España se comenzaron a resolver los papeleos para darle continuidad a algunas obras, mientras que en otros casos, ni siquiera se han iniciado las labores.

Localidades afectadas a la espera de soluciones concretas

Como es de esperarse los habitantes de esas localidades no están a gusto con la situación que están atravesando, ya que se evidencia la problemática.

En algunas zonas se ve el deterioro y es visible el nivel de contaminación de las aguas. Se ha detectado casos donde el mal olor es perturbador para algunas comunidades.

Entre las localidades afectadas tenemos: Andalucía, Asturias, Galicia, Canarias y la Comunidad Valenciana. En total son 17 aglomeraciones urbanas con más de 15.000 habitantes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!