Sin riesgo de detención, Carles Puigdemont gozará de libertad de movimientos fuera del territorio español. Pablo Lanera, el juez del Tribunal Supremo, anuló la euroorden impuesta al expresidente catalán y declinó su entrega solo por el delito de desfalco. El Juez cree que el tribunal de Schleswig-Holstein ha socavado su alcance como instructor, pero niega presentar las acciones alemanas ante la corte de la Unión Europea para que actúen sobre ella.

Agravio para lideres independentistas en España

Una de las opciones que parte del Tribunal Supremo era el decline de extradición por malversación. Básicamente esto obliga al expresidente catalán a albergarse en un país diferente al de origen, ya que la orden de arresto en España se mantiene, lo que significaría la detención de Puigdemont si entra al país.

Esta situación podría llegar a durar 20 años, periodo que el delito de rebelión tarda en prescribir. Sin embargo, esta vía también se traduce en abandonar los juicios en contra de Puigdemont momentáneamente, lo que se traduciría en una injusticia para los independientistas que no huyeron de España y se pusieron a la orden de la justicia.

Libertad para otros independentistas

Este jueves fue notificado un documento donde Llanera enmarca el desinterés por parte del juzgado alemán en hechos que pudieron quebrantar en España el orden constitucional, y considera que la determinación de los jueces alemanes ha anticipado a un encausamiento sobre el cual no tienen competencia. Todo esto sin sostenerse a los mandatos impuestos referente a la Orden de Detención Europea, ni a los fallos del Tribunal de la UE.

El juez Lanera tomó la decisión, no solo de rechazar las órdenes internacionales y europeas de captura en contra de Puigdemont, si no también ha declinado las ordenes dictadas en contra de Marta Rovira, Clara Ponsantí, Antonio Comin, Meritxell Serret y Luis Puig. A pesar de esto las ordenes nacionales de detenciones en España siguen estando activas.

La determinación de Llanera tiene lugar después de que las autoridades en Alemania admitieran la extradición del expresidente catalán solo por malversación, pero no por delitos de rebelión. Este crimen posee una gravedad capaz de derivar en una condena de 30 años, y produce la razón abierta en el tribunal que encausa al resto de los independentistas líderes.

De esta forma la conclusión alemana no permite que Puigdemont sea juzgado en España por ese crimen, pero a los procesados que no huyeron de España si pueden ser juzgados, entre ellos figura Oriol Junqueras, exvicepresidente. Informantes cercanos al expresidente catalán, consideran terminado el proceso en Alemania y a su vez no creen posible la revocación del delito de malversación.

Sigue la página Podemos
Seguir
Sigue la página Izquierda Unida
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!