Con un territorio inmensamente rico en todo tipo de recursos, parecería ser uno de los objetivos apetecibles por intereses externos. Si bien la historia del integrante del desmembrado Virreinato del Río de la Plata, siempre transcurrió a modo de guerra civil con sordina.

Anuncios
Anuncios

Desde que se empezó a gestar la Revolución de los contrabandistas en 1810, la cual resultó en una secesión calamitosa de cinco países empobrecidos y muchas veces enfrentados entre sí, la vida argentina tuvo un sinnúmero de disputas sangrientas, con muy pocos períodos de paz social y política. Revisando su historia, se encuentran marcados períodos de quiebre:

  • La Revolución de Mayo y su consecuencia inmediata, la nominal independencia, de la cual se cumplieron dos siglos,
  • la Batalla de Caseros, a partir de la cual el atisbo de país federal quedó en los documentos solamente, con el posterior dictado de una Constitución Nacional centralista en favor de la Capital y en desmedro del interior,
  • el derrocamiento del primer gobierno legítimamente popular, electo por sufragio universal, Hipólito Yrigoyen (1930),
  • el sangriento derrocamiento del Presidente Juan Perón (1955) y
  • El brutal golpe de estado de marzo de 1976 con sus funestas consecuencias políticas, culturales y sociales, que dejaron una marca indeleble hasta hoy.

Todas estas situaciones históricas tuvieron como denominador común, el estar al servicio de intereses extraños al país. Cuando no fueron encandilados por los espejos de colores británicos, fue la Standard Oil estadounidense, o el interés de coaptar al país a través de la usura financiera internacional.

Lo que dejó el último golpe de estado cívico militar no fue solamente un descalabro económico, social y político.

Argentina con rumbo peligrosamente incierto
Argentina con rumbo peligrosamente incierto

Reabrió lo que se conoce como “grieta” no ya entre sectores adinerados y sectores empobrecidos, sino entre grupos irreconciliables, quienes no hablan de rivalidades políticas o filosóficas sino que  lo hacen en términos de “enemigos”.

Desde la vuelta de la democracia, la cual más bien debería llamarse sistema electoralista de legitimación del timo, no hubo más que repetición de enfrentamientos, absurdos muchas veces, mientras la historia pasaba por otro lado.

Anuncios

Lo único que mutó fue el discurso maquillado.

Cada día la grieta se ensancha más y más con un rumbo incierto y peligroso. Los mismos que mentirosamente proponen cerrar dicha fisura, son los continuadores de quienes la generaron hace años, cuando no aceptaron la propuesta de un país encaminado a un desarrollo autónomo, en pos de conservar su rol como “granero del mundo” tal como se lo conoció. Las mismas ideas fusilaron, secuestraron y desaparecieron, endeudaron al Estado, obligándolo, a punta de fusil, a subordinarse a la usura internacional, masacraron cobardemente civiles en la Plaza de Mayo en 1955.

Esas mismas ideas hoy ensanchan la división junto a sus “socios” funcionales izquierdistas desde 1973, cuando se dio el retorno de lo que sí fue una verdadera democracia, boicoteando ambos conjuntamente al gobierno elegido por la mayoría absoluta de la ciudadanía.

Hoy el panorama se presenta muy complicado y de incierto rumbo. Mientras distraen la atención del público con temas si bien importantes, con supuestas “izquierdas” o “derechas”, en las sombras el enfrentamiento se empieza a visualizar.

Anuncios

Al fin de ese túnel, se puede ver una similitud con los beneficios que significó la “democracia” impuesta mediante bombas en Libia, Irak o Siria. El objetivo se presume es el saqueo de los recursos naturales.

Haz clic para leer más