Un ejemplo de esto se ha vivido en el la Base del Goloso sede de la Brigada Acorazada "Guadarrama" XII donde, con un par de meses de anticipación, se ha desarrollado la operación "Master Plan", entendida como la planificación de un ejercicio posterior de gran entidad que la misma brigada acometerá en mayo, en el zaragozano campo de maniobras de "San Gregorio" y en el que participarán además de la propia brigada, elementos de la Brigada Paracaidista "BRIPAC", helicópteros de la FAMET y unidades militares de Bélgica y EEUU. Totalizando hasta 1.500 efectivos y 250 vehículos que actuarán en un ambiente desértico de guerra convencional y asimétrica contra un enemigo híbrido, esto es que emplea a la vez elementos de guerra convencional entre ejércitos e irregular como atentados terroristas, actos de sabotaje, golpes de mano, etc.

Simulando el ambiente

Para lograr un mayor realismo la planificación es esencial, en este tipo de maniobras dotar de una suerte de guión "histórico" a la operación, tanto es así que el argumento parece sacado de una novela de política ficción al estilo de las del fallecido Tom Clancy.

Así que jugando con los mapas de las provincias de Murcia y Almería se crean dos países ficticios Coral y Opal, entre los que existe una fuerte tensión fronteriza al existir dentro de Opal una minoría étnica de origen "coralí" muy violenta que desea unirse a su nación de origen, para lo que a iniciado una campaña terrorista muy virulenta que es apoyada desde Coral que invade la región fronteriza. Esto provoca una resolución en contra de la ONU y un despliegue multinacional para expulsar al invasor.

En el sector asignado a las fuerzas españolas, que coinciden con las que se desplegarán en el ejercicio, estas deberán romper el frente del ocupante con un ataque relámpago que reconquiste las tres ciudades "opalíes" capturadas por los invasores en su zona, repeler todo contraataque enemigo que trate de recuperar el territorio reconquistado, capturar al líder de una división de Coral rebelde que no acepta las ordenes de retirada de la ONU y a los cabecillas terroristas que le apoyan, aniquilar la fuerza convencional enemiga, restablecer la frontera original y limpiar de células terroristas su zona de responsabilidad y todo esto con el máximo cuidado hacia la población local en un plazo de tiempo determinado.

Se adivina que aunque ficticio el cuadro guarda ciertas similitudes con los conflictos en Iraq y Siria.

Preparando la operación

Para planear esta misión se ha construido un refugio subterráneo en los terrenos de la Base del Goloso que a dos metros bajo tierra une diversas salas donde se instalan los elementos de la brigada que han planificado la operación, tanto en los planes de operaciones, la inteligencia, el apoyo aéreo, la cobertura antiaérea, el uso de drones para reconocer el terreno, la logística, los sistemas hospitalarios, las relaciones con la población civil y con la prensa y se evalúa qué decisión tomar si como suele ocurrir los planes no salen bien y es preciso trastocarlos sobre la marcha.

El refugio llevó una tarea de construcción contrarreloj de dos semanas pero enterrado en el suelo y camuflado, se plantó hasta cesped encima para ocultarlo, se puede dirigir en él la misión de la misma manera que si fuera un operativo autentico.

Lo planes están trazados, ya solo queda por demostrar en la práctica y sobre el terreno si todo aquello previsto sale como se espera. Esa es la incógnita a desvelar.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!