Que desde hace años España se sitúa prácticamente en la cola del ranking mundial en lo que a educación escolar se refiere, no es una novedad. Y en un nuevo intento de cambiar esta realidad, el Gobierno aprueba la llamada Ley Orgánica de Modificación de la Ley Orgánica de Educación (LOMLOE) en el Consejo de Ministros.

¿Qué es la LOMLOE?

A través de los años, hemos pasado por cambios y más cambios en nuestro sistema educativo, donde prácticamente cada cambio de Ejecutivo era equivalente a un cambio en la educación escolar, sin que ninguno haya dado buenos resultados entre los estudiantes del país.

Este nuevo cambio es una modificación de la actual LOE (siendo esta una modificación de la anterior LOMCE), que pretende combatir el fracaso escolar otorgando una educación de calidad con equidad.

Desafíos de este sistema educativo

Son varios los desafíos que propone la LOMLOE para que prospere la educación, donde se pretende mejorar el nivel del alumnado, así como la equidad para que no haya distinciones de ningún tipo, ya sean religiosas, étnicas, económicas, de género, condición social o ideas políticas.

Modernizar la Formación Profesional y disminuir el abandono educativo temprano son otros puntos a tener en cuenta, ya que de lo que se trata aquí es de impulsar a los jóvenes a seguir estudiando, ya sea Secundaria o alguna profesión que les seduzca, obteniendo así un título de FP, ya que los alumnos graduados en este sector tienen un menor índice de paro.

Puestos a modernizar, lo harán también con la profesión docente, ya que el currículum de enseñanza actual se basa demasiado en memorizar y es extremadamente extenso, por lo que se van a potenciar las habilidades resolutivas, el pensamiento creativo, escribir correctamente o cómo aplicar esos conocimientos en situaciones nuevas, que son varios de los puntos que tienen a España en la cola en las pruebas PISA.

Habrá un empujón en la Educación Infantil de cero a tres años, donde se impulsará la detección precoz de dificultades, así como el carácter educativo con requisitos mínimos y respuestas pedagógicas.

La Educación Secundaria contará con una mayor flexibilidad y atención personalizada para los alumnos, ayudándoles ahí donde lo necesiten y poder así evitar las repeticiones de cursos. En esta etapa, se podrá validar un curso como superado aún habiendo suspendido alguna asignatura, siempre y cuando el profesorado contemple que las asignaturas fallidas no repercutirán en los siguientes cursos.

Asimismo, en Primaria sólo se podrá repetir en los cursos pares, mientras que en Bachillerato se podrá repetir curso atendiendo solamente a las asignaturas pendientes. Eso sí, será necesario un permiso especial. Con el “título por compensación”, los alumnos de bachiller podrán obtener el título aunque tengan alguna asignatura pendiente. Esto, siempre de manera excepcional junto a un informe del centro.

Concertados, religión y género

Con esta nueva ley, ya no se decidirán por demanda social los colegios públicos o privados concertados. De esto se encargará el Estado. Asimismo, se prohibirá concertar centros segregados por sexos.

En cuanto a la asignatura de Religión, será de obligatoria oferta en los centros pero de libre elección para los alumnos.

Aunque esto no es nuevo, sí lo es que la asignatura no cuente para la nota media y que no tenga una asignatura espejo.

Docentes con un año de prácticas

Se pondrá en marcha lo que ya se conoce como el 'MIR docente' que, según ha dicho la ministra Isabel Celaá, “se tratará con las comunidades autónomas” y aspira a una fase práctica de un año (hasta ahora consta de tres meses), donde los recién titulados estarán acompañados y serán evaluados por profesores experimentados.

En estas prácticas, estos nuevos profesores tendrán la oportunidad de demostrar su valía en ámbitos reales, poniendo en marcha sus dotes y habilidades.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!