A lo largo de la historia, la comunidad transexual y transgénero, así como homosexual, bisexual, no binario, asexual... Y además tratándose de un tema tan importante como lo es el sexo en nuestra era, siempre ha convivido con los demás "mortales" de manera clandestina, pudiendo dar rienda suelta a su experiencia y sus pasiones sólo en la recámara de algún bar roñoso.

Cuando dirijo mi atracción y tendencia hacia lo que realmente me atrae, en vez de ir a favor de la corriente, lo que hago es acudir a mí y reafirmarme.

Cuando me muestro con todas mis peculiaridades, manías, y soy capaz de abordar una situación de manera honesta y abierta, estoy mostrando "naturalidad", sin a veces pensar en el trabajo que hay detrás, que no siempre fue tan fácil.

El escondite para reconocer la condición sexual

Algunos debemos escondernos de nuestro contexto familiar. Hay veces que la cultura hace que debamos mentir ante nuestros familiares. Entonces, se vuelve una conducta por obligación. Debemos actuar ante nuestros semejantes de una manera premeditada y falsa.

Lo digerimos tanto que ya no nos suena a deber, lo hacemos por defecto. Aunque todos sentimos la necesidad de mostrarnos tal y como somos. Como debe ser.

En este contexto suele primar la opinión de lo que "esperan de mí" mis familiares, actuando como debiera actuar y negándonos a nosotros mismos por el camino. Sin duda, permanecer en el armario favorece a sentir que se vive en una mentira perenne, donde terceros te adjudican estereotipos o etiquetas o asumen cosas que no debieran asumir sobre de ti.

Por eso, salir a la luz, puede ayudar a que se te identifique realmente. Si es lo que deseas.

Tampoco hay que dejarse presionar por un amigo o familiar que decida, muy de buena fe, ayudarte a "salir del armario". Uno sabe sus tiempos. De nada sirve engañarse con frases del tipo: "él me conoce bien, sabe lo que me conviene" o pensar que gracias a la perspectiva que logra en su posición, va a tomar decisiones más sensatas que tú.

La otra cara de la moneda, se da cuando el armario te lo pones tú mismo. Mucho más frecuente de lo que pueda parecer. Cuando todo el complejo está en ti. Paredes revestidas de vergüenza. Roles que no sientes que te pertenezcan. Hay veces que quizás te descubres pretendiendo ser. Todo son embrollos de la mente, el armario más oscuro, sin duda. Se da cuando existe una profunda falta de identidad y de aceptación con nosotros mismos. Aceptarnos para que nos acepten, como requisito indispensable.

El propio homosexual puede ser también homófobo. Ir en contra de la propia voluntad es el acto de odio más grande que podemos afligirnos.

Existe un truco, que trata de persuadirnos cada vez que nos entren pensamientos de odio hacia nosotros. Trátate a ti mismo como tratarías a un niño pequeño, que no sabe. Con ternura, menos tenaz, dándote cancha, perdónate, enséñate, muéstrate sin complejos contigo mismo.

La salud mental es importante tras 'salir del armario'

La salud mental, incluso, puede verse fácilmente afectada, por su delicadez y simplicidad. Y a la vez su tendencia a magnificar rasgos o situaciones carentes de importancia. A obsesionarse con sucesos ya pasados, o no vividos. La mente es un músculo que está a nuestro servicio.

Entrenémosla. Basta de comparaciones.

El "armario", hace referencia a ese espacio interno inconsciente, donde guardamos los recuerdos a largo plazo, pensamientos indeseados, o conflictos sin resolver. Es un espacio íntimo y tierno. Que se construye con años de experiencia. Son etiquetas y juicios pero dentro de un espacio que te pertenece, que es tuyo.

La conversión homosexual y las pseudoterapias dañinas

La conversión homosexual, es una terapia pseudocientífica que demuestra, básicamente, que es imposible cambiar de sexualidad a nuestro antojo. La asociación estadounidense de Psicología mostró científicamente, en un estudio realizado con más de 150.000 miembros de 2 años de duración, que tal conversión podía llegar a tener incluso tendencias depresivas y/o suicidas en el paciente.

Por la frustración que conlleva, obviamente. No solo en algunos países está prohibida dicha terapia, sino que es tildada como "dañina".

Existen más 'tipos de armarios'

Existen diferentes tipos de "armarios". Podemos encontrarnos con el oficio de trayectoria familiar, con el "armario" de conducta sexual, el de manera de amar (poliamor, monogamia), el del estilo de vida (veganismo)... Al huir de lo corriente en el contexto familiar, siempre hay un margen de diferencia entre tu familia y tú, y ese margen muchas veces es creado por la idea preconcebida de que no van a entenderte.

Entendemos entonces que el armario somos nosotros mismos censurándonos a niveles casi insconscientes.

Darse cuenta de esto, significa "levantar la piedra" para "ver". Es un movimiento hacia dentro. La toma de consciencia en sí misma, ya es un logro irrefutable de evolución. Cuánto sufrimiento reside, detrás del niño que no quiere ser médico, como sus padres y abuelos. Que ya de adulto accede a una carrera por obligación, por presión familiar lapidando así la tendencia natural de uno mismo para con su proyecto de vida.

Sigue la página Parejas
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!