Estamos en medio de un colapso ecológico global, causado y permitido por emisiones de gases de efecto invernadero. Los bosques, las praderas, los océanos y la vida misma se encuentran en estado crítico. Por cada paso adelante, el cambio climático y la economía industrial nos hacen retroceder diez. La energía renovable está creciendo a tasas sin precedentes, pero no está frenando el crecimiento mucho más rápido de la quema de combustibles fósiles.

La tecnología verde no es una solución. Paradójicamente, la eficiencia energética aumenta el uso de combustibles fósiles. Los gobiernos aún tienen que tomar medidas significativas para reducir su uso y no dan ninguna indicación de que alguna vez lo harán.

Los combustibles fósiles son recursos finitos, por lo que su uso disminuirá inevitablemente. Las reservas de petróleo no reducirán las emisiones de carbono lo suficientemente rápido. Los combustibles fósiles aportan confort y elegancia a una minoría, pero a un gran costo para la mayoría.

Cómo detener los combustibles fósiles

La sociedad industrial ha tenido décadas para hacer la transición voluntaria de los combustibles fósiles y sus peligros conocidos, pero es demasiado adicta para abandonarlos. Es hora de una intervención: hay que apagar físicamente los flujos nosotros mismos.

El movimiento ambientalista ha estado siguiendo una estrategia de desgaste totalmente inapropiada contra un sistema con un número y recursos mucho mayores.

Para detener los combustibles fósiles en esta lucha asimétrica, debemos emplear una estrategia para interrumpir un sistema tecnológico frágil.

En el Delta del Níger, la resistencia militante ha cerrado el 40% de la extracción de petróleo del país desde 2006, un impacto sin igual en la historia del movimiento ambiental. Detener los combustibles fósiles no requiere violencia. Requiere que usemos nuestros recursos limitados para dirigirse a la infraestructura crítica.

Debemos entender los sistemas industriales y sus vulnerabilidades.

La red eléctrica es excepcionalmente vulnerable a fallas. Puede ser la infraestructura más crítica de la que dependen los combustibles fósiles. La selección cuidadosa del objetivo de una infraestructura específica es necesaria para desencadenar fallas en cascada.

El activismo como elemento fundamental

Los gobiernos y las corporaciones no permitirán interrumpir abiertamente la infraestructura crítica.

Se encesta gente deteniendo a los combustibles fósiles. La mayoría no pueden estar en la primera línea por razones perfectamente válidas. Pero todos pueden proporcionar lealtad y apoyo material a quienes hacen el trabajo necesario.

Los principales medios de comunicación nunca promoverán la parada de los combustibles fósiles. Una base de activistas y ciudadanos debe difundir el conocimiento de estrategias y tácticas efectivas.

Debe haber un cortafuegos estricto entre los que trabajan en la superficie y los que están bajo tierra.

Todos los activistas deben aprender estas pautas simples pero poderosas y aprovechar las lecciones del mundo de los negocios para maximizar nuestra eficacia personal y organizativa. El movimiento necesita personas en ambos caminos, y su primera elección es la más importante: ¿trabajará en la superficie o bajo tierra? La vida seguramente sería mejor en un mundo posterior al carbono, con otras energías limpias y renovables.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más