Dos nombres llaman la atención entre los trending topic de twitter de hoy, un escritor del s. XIX y un director de orquesta de hoy en día. El escritor [VIDEO]era mulato, el director de orquesta es judío. Alexander Dumas (Villers-Cotterêts, 24 de julio de 1802-Puys, 5 de diciembre de 1870) tuvo una vida de aventuras cuyo reflejo puede verse en muchos de sus Libros.

Daniel Barenboim (5 de noviembre de 1942) ha tenido una vida íntegramente dedicada a la música (dio su primer concierto de piano con solo 7 años y empezó a ser considerado un niño prodigio) y a la búsqueda de la paz y la convivencia en Oriente Próximo, motivo por el cual ha estado nominado al Premio Nobel de la Paz desde el 2011, y ha recibido el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Arte

Implicaciones políticas

Dicen que Dumas era a la vez un alma generosa y ególatra ya que le encantaba hablar, especialmente si el tema de la conversación era él mismo. Daniel Barenboim es un hombre dedicado íntegramente a la música, con esa pasión infinita [VIDEO] que solo son capaces de mantener los grandes genios, buscando sacar tiempo al tiempo, en sus palabras: “La mayor parte del tiempo la paso buscando la hora número 25 del día, el noveno día de la semana, el 32 día del mes, y el 367, 370 o 380 día del año.”

Ambos coinciden en que un hombre de su tiempo debe implicarse en política, así Dumas tuvo que partir a Bélgica cuando, en 1851, Luis Napoleón Bonaparte dio el golpe de Estado, allí comenzaría la redacción de sus memorias.

Así mismo, años más tarde participó colaborando con Garibaldi en la unificación de Italia. Daniel Barenboim lleva una gran parte de su vida trabajando por lograr la paz en Oriente Medio: “Siempre he creído en la solución pacífica de los conflictos y también sé que el problema de Medio Oriente no tiene solución militar.“

La creatividad como arma

Dumas escribió géneros muy distintos, desde relatos históricos hasta libros de cocina, pero en la memoria colectiva siempre nos quedarán los personajes de sus novelas, como “El Conde de Montecristo” o “Los Tres Mosqueteros”.

El carácter soñador y antipráctico de Dumas le hizo ganar mucho dinero y también morir pobre, dependiendo de su hijo del mismo nombre y también escritor, sin embargo, ese mismo carácter era el que le hacía desarrollar de un modo tan vívido sus historias.

Barenboim dice que es músico no por elección sino por necesidad, además de ser pianista y director de orquesta, su ascendencia argentina le ha marcado hasta el punto de componer tangos.

Dumas es hoy noticia, por cumplirse 216 años de su nacimiento. Barenboim lo es por sus contundente declaraciones tras las últimas decisiones del gobierno israelí, "hoy me avergüenzo de ser israelí" dice, aludiendo a que el gobierno de Israel está cambiando el concepto de “igualdad” por el que luchaban hace 70 años por el de racismo.

Dumas decía que “El orgullo de quienes no pueden edificar es destruir.” Barenboim mantiene que “La cultura favorece el contacto entre las personas y puede acercarlas, promoviendo la comprensión.”

Twitter consigue unir dos genios creativos tan dispares como apasionantes, dos momentos de la historia muy distintos y sin embargo en los que, a poco que se escarbe, es fácil encontrar muchas concomitancias.