La invasión fue aprobada por el Congreso de Estados Unidos y contó con el apoyo de la mayoría entre el público estadounidense, pero ahora se considera uno de los mayores errores de la política exterior en la historia de los Estados Unidos.

La administración del ex presidente George W. Bush se excusó con el pretexto de que Saddam Hussein tenía o intentaba fabricar armas de destrucción masiva (principalmente armas nucleares) y que el gobierno de Iraq tenía conexiones con varios grupos terroristas, incluida Al Qaeda.

Si bien los vínculos de Hussein con el terrorismo y las ambiciones nucleares resultaron ser falsos, EE.

UU. ocupó el país durante casi ocho años antes de retirarse, creando un vacío de poder que el ISIS llenó. Dos años más tarde, el ejército de EE. UU. estaba de vuelta en el país, esta vez luchando contra un enemigo completamente diferente.

Los últimos 15 años

Durante más de un año después del 11 de septiembre, la administración Bush hizo comentarios similares sobre las ambiciones nucleares de Hussein, y también sobre sus vínculos con el terrorismo. "En pocas palabras, no hay duda de que Saddam Hussein ahora tiene armas de destrucción masiva", dijo el vicepresidente Dick Cheney en agosto de 2002.

Algunos discreparon con las evaluaciones de inteligencia de la administración Bush, incluido el ex Comandante del Comando Central de los EE.

UU., el General Anthony Zinni, e incluso argumentaron que el gobierno mintió sobre las ambiciones nucleares y los vínculos de Hussein con el terrorismo.

La estrategia de bombardeo fue seguida por una invasión de alrededor de 130.000 soldados estadounidenses. Una gran pancarta que decía "Misión cumplida" quedó colgada detrás de él mientras Bush hablaba, pero en realidad, el ejército de los EE.

UU. tuvo que pelear una larga y brutal insurgencia durante años después de su discurso.

La batalla de Fallujah

En marzo de 2004, unos meses después de que Saddam Hussein fuera capturado cerca de Tikrit, cuatro contratistas de Blackwater fueron asesinados y colgados por insurgentes desde un puente en Fallujah.

El incidente condujo a una batalla de casi un año por Fallujah en la que las tropas estadounidenses combatieron a insurgentes leales al clérigo chiíta Muqtada al-Sadr.

Los insurgentes con los que lucharon las tropas estadounidenses en los próximos años fueron un grupo diverso, compuesto por criminales, ex soldados iraquíes, milicias sunitas y eventualmente combatientes extranjeros como Al Qaeda.

En 2004, y en los años siguientes, las tropas estadounidenses combatieron a los insurgentes no solo en Fallujah, sino en todo Iraq, incluidos Mosul, Samarra, Najaf, Abu Ghraib (donde se descubrió que las tropas estadounidenses torturaban y maltrataban a los iraquíes detenidos) y muchos más.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!