Es más que conocido en todo el mundo el poco feeling que el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump [VIDEO], tiene con el mundo del Arte y sus representantes. Sin embargo, ha querido continuar con una tradición de los presidentes anteriores y solicitar en préstamo una obra de arte, para disfrutarla en una de las estancias principales, de la Casa Blanca durante su mandato, como es el Despacho Oval.

Trump sigue la estela de otros presidentes

La familia Kennedy, apostó por el romanticismo del francés Eugène Delacroix, con su cuadro “El Fumador”. La primera dama Jaqueline Kennedy se apoyó en todo un equipo de decoradores para adecuar la Casa Blanca.

El presidente George W. Bush, dijo admirar mucho el arte español de Sorolla. Los Obama en cambio apostaron por autores y obras de estilo abstracto colocando obras entre otros de Mark Rothko y Jasper Johns.

Donald Trump elige a Van Gogh

Donald Trump como siempre apostó alto, y solicitó en préstamo el cuadro 'Paisaje con nieve' de Van Gogh [VIDEO]. Se trata de un cuadro de 1888, que representa a un hombre con un sombrero negro paseando por un paisaje nevado de Arlés.

Nancy Spector, es comisaria en el museo Guggenheim de Nueva York, y ha sido la encargada de responder a la petición de la presidencia, lo ha hecho a través de un email, al que ha tenido acceso el periódico The Washington Post. En él se puede leer que la respuesta dada fue a la vez cortés y firme. Una negativa ya que el cuadro solicitado tiene el compromiso de viajar al Guggenheim de Bilbao para luego regresar a Nueva York donde habrá de permanecer una temporada.

Maurizio Cattelan deja a Trump su inodoro de oro

A cambio le hacían el ofrecimiento de otra obra, que a juzgar por los gustos del presidente de rodearse de oro, creían que podría gustarle. Se trata de un inodoro en oro macizo del autor italiano, Maurizio Cattelan. Esta obra estuvo expuesta en el museo Guggenheim, casi un año, entre septiembre de 1916 y el verano de 1917.

La obra lleva por título “Estados Unidos” y consta de la cisterna, la tapa y el asiento del inodoro, la utilizaron más de 100.000 personas durante el tiempo que estuvo expuesta. Un guardia de seguridad uniformado, fue ubicado a la entrada de los baños en los que el inodoro fue colocado y esperaba pacientemente a que los visitantes le dieran uso. Así mismo, contaba con un servicio de limpieza cada 15 minutos.

El artista estaría dispuesto a realizar a la Casa Blanca un préstamo a largo plazo, siempre que tengan en cuenta la delicadeza de la obra. Dada la cantidad de oro utilizada en su elaboración la obra está valorada en millones de dólares. Cattelan es conocido en el mundo artístico por la creación de obras satíricas que sirven de denuncia social.

Sigue nuestro Canal de Arte