El huracán Michael entró en Florida este miércoles azotando el Panhandle con lluvias impulsadas por vientos que superan las 250 kilómetros por hora. El agua corrió desde el mar inundando las calles. El gobernador Rick Scott dijo que esta es la peor tormenta que el Panhandle de Florida ha visto en un siglo. Así que según lo informado, esta es la tormenta que ha tocado a los Estados Unidos con más fuerza desde el huracán Andrew en el año 1992.

Toque de queda en algunos condados de Florida

Las autoridades han anunciado toque de queda para algunas zonas costeras en Florida debido al impacto y los efectos que ha ocasionado esta tormenta. Entre los condados más afectados están el Condado de Walton, el Condado de Gulf, el Condado de Franklin y el Condado de Bay.

Lo que se estima es que ahora que la tormenta ha pasado tocando tierra es que pierda fuerza, pero conviene tener mucha precaución porque esta información no es definitiva.

El Huracán Nacional informó que continúa siendo una actividad de la naturaleza muy poderosa, con vientos hasta ahora de 250 kilómetros por hora.

La precaución que deben tomar las personas que se llegasen a topar contra los fuertes vientos producidos por esta tormenta es mantenerse abajo en el piso y alejado de las ventanas. Lo que se ha podido observar a través de los vídeos difundidos es que en Mexico Beach, Florida, hay casas sumergidas bajo el agua, fuertes viento y las lluvias azotan la zona.

Donald Trump dice estar preparado

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó al respecto de la situación que el Gobierno se encuentra muy bien preparado para recibir al huracán Michael. Expresó antes de entrar a un evento importante en la Casa Blanca que se encuentra en constante comunicación con el gobernador de Florida, Rick Scott, y con todas las autoridades del estado. El presidente informó que hay suficiente cantidad de insumos para responder a las necesidades que se harán evidentes después del paso del huracán.

El huracán Michael continúa retumbando tierra adentro a través del Panhandle de Florida. El miércoles por la tarde estaba al este de la Ciudad de Panamá, dijo el Centro Nacional de Huracanes en su última actualización. A la hora del mediodía del miércoles alrededor de 30.000 personas ya se encontraban sin el servicio eléctrico en Florida, así lo informaron las autoridades del estado. Además de esto fue necesario el cierre de ciertas vías como carreteras y puentes, donde fue claro el incremento del nivel del agua.

El huracán continúa avanzando hacia el norte, donde se espera el impacto en estas zonas .

"El Centro Nacional de Huracanes (NHC) espera una marejada de entre 9 y 13 pies (2,7 a 3,6 metros)", dijo el gobernador Rick Scott.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más