La repostería española es rica en opciones; su diversidad de sabores se adaptan a todo tipo de paladar y en la mayoría de sus preparaciones se emplean los frutos secos como nueces, cacahuetes, entre otros. Un ingrediente que no puede faltar es la almendra, ya que es fundamental en muchas de las preparaciones; otro es el anís, esto se debe, a la gran influencia de la gastronomía árabe, que existe tanto en la comida salada como en la sección de postres.

A pesar de no contar con la elegancia de otras cocinas, como la francesa; los postres españoles se caracterizan por tener el toque hogareño que tanto gusta.

Poseen ese apego y ese sabor a hogar, que engancha a más de uno y lo traslada a su niñez, al tiempo de cuando las abuelas solían prepararlos.

Los más anhelados

Las Torrijas: se trata de una rebanada de pan dura, debe ser un pan de algunos días, que es sumergida en leche con vino y rebozada en huevo, se fríe en aceite y se espolvorea con azúcar y canela.

Tarta de Santiago: es un bizcocho hecho a base de almendras, el relleno se realiza a base de azúcar, huevos y más almendras molidas o picadas. Para decorar el bizcocho se le espolvorea azúcar y se realiza la tradicional cruz de Santiago.

Churros con Chocolate: puede ser degustado como postre o como desayuno, dependiendo del gusto, combina la dulzura y el aroma del chocolate con la textura crujiente, más el sabor salado de los churros fritos.

Ideal para tomar en los meses de frío invernal.

Arroz con Leche: es un postre simple, se cocina el arroz a fuego lento en leche con azúcar, es aromatizado con canela y cascara de limón, también se le puede añadir vainilla. Puede ser degustado frío o caliente.

Crema Catalana: conocida como crema quemada, es un postre típico de Cataluña. Su preparación consiste en una crema cuajada con almidón de trigo, en base a yema de huevo batida con vainilla y azúcar, el secreto está en su corteza de azúcar caramelizada.

Los menos populares

Rosquillas de Santo: se trata de unas rosquillas muy consumida durante las festividades de San Isidro, a pesar de ser un plato tradicional, es de textura muy seca; debido al exceso de almendras y anís en su masa.

Roscón de Reyes: es un postre delicioso, consiste en un roscón de masa de brioche en forma de rosca gigante, relleno de nata montada, trufa o mazapán, en su decoración también se incorporan almendras y frutas escarchadas.

Aunque se encuentren en la sección de menos popularesestos postres tienen un gran arraigo durante las festividades.

Sigue la página Historias
Seguir
Sigue la página Recetas
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!