El París Saint-Germain llegó a semifinales de Champions League por segunda campaña consecutiva. El año pasado Neymar soltó lágrimas en la final en Lisboa viendo al Bayern y su coronación con ese gol de Coman. Meses después, el PSG tuvo su venganza al eliminar al Bayern en unos cuartos de final electrizantes y para el recuerdo. Ambos partidos fueron de llegadas y de un ritmo muy alto. El PSG perdió 1-0 en casa, pero pudo pasar por los 3 goles marcados en la ida en Alemania. El global al final fue 3-3.

Neymar estando sano es uno de los mejores jugadores del mundo y hoy lo demostró en la vitrina más importante.

El brasileño hizo de todo para desquiciar a la defensa vulnerable del Bayern Munich. Neymar bajaba a la media cancha y comenzaba el contragolpe. Di María dio uno de sus mejores partidos en el PSG y Mbappé también fue alguien que acompañó las ocasiones claras del equipo de Pochettino.

El equipo de Flick fue vulnerable en defensa como el año pasado en la final e igual que en la ida que perdieron 3-2 ante el PSG. El choque de estilos siempre favoreció al PSG con su velocidad adelante y una defensa lenta del Bayern. Neymar estrelló el balón en el poste en tres ocasiones en el primer tiempo y dos de esos fueron en jugadas claras de gol ante Neuer. El Bayern se fue arriba 1-0 al medio tiempo con el gol de cabeza del delantero camerunés Choupo-Moting.

El PSG sufrió en la segunda mitad, pero Neymar tuvo dos jugadas más para poder marcar. Primero una jugada a la que no llegó al barrerse cerca de la línea de gol. La otra fue un mano a mano ante Neuer. El Bayern tuvo mucha llegada también, pero Sané siempre falló en el pase decisivo. La eliminatoria quedará para el recuerdo por el alto nivel de ambos equipos.

Neymar no estuvo atinado y el PSG se fue perdiendo 1-0 al descanso

El Bayern de Flick llegó con muchas bajas como la de Lewandowski en ataque además de la de Gnabry por COVID-19. Goretzka fue baja también en el mediocampo. El PSG también llegaba con sus bajas como las de Kurzawa y Florenzi que son los laterales titulares. Marquinhos de un gol en la ida tampoco pudo estar en la defensa central.

El italiano Verrati que da la pausa y creatividad en el mediocampo no se pudo recuperar a tiempo.

El partido fue vibrante y con llegadas de peligro de ambos equipos desde el minuto 2. Neymar metió un buen pase a profundidad a Mbappé y el delantero definió cruzado. El Bayern tomó el balón y metió al PSG a su campo, que cómodamente sabía que podía dañar con espacio y al contragolpe. Al minuto 26 y 27, Sané y Kimmich ensayaron disparos peligrosos de fuera del área.

Danilo Pereira por arriba fue muy sólido en la defensa del PSG. En la media, el ex-Everton, Idrissa Gueye, hizo la labor sucia de robar balones y meter la pierna. Gueye es un jugador obrero de esos de los que poco se habla, pero que vaya que ayudan al equipo.

Al minuto treinta y tres, Neymar en una escapada, hizo bicicletas ante Hernández y Neuer tapó bien el remate a su primer palo.

Neymar tuvo dos manos a mano en el primer tiempo y al minuto treinta y siete tuvo un tiro brutal con comba fuera del área chica que acabó en la cruceta. Al final del primer tiempo Mbappé filtró a Neymar que solo ante Neuer mandó un tiro raso al poste. El gol del Bayern fue cuando menos lo merecía. Keylor Navas tapó un tiro de Alaba y en el rebote Choupo-Moting aprovechó para cabecear a la red.

El Bayern ganó 1-0 en el Parque de los Príncipes pero el PSG mereció pasar a las semifinales

Alaba que tuvo un buen tiro que tapó Keylor en el primer tiempo, avisó con otro disparo que pasó apenas afuera de la portería.

Al minuto cincuenta y tres, en una contra Mbappé cedió a Di María que se metió al área chica y pasó a Neymar ante el achique de Neuer. El brasileño se barrió, pero no pudo alcanzar el balón. El alemán Bakker entró por Diallo y el PSG sufrió por la banda.

Keylor fue factor al igual que en la ida y salió bien para frenar a Muller en un pase al hueco. El partido tuvo un final más dramático con un gol anulado a Mbappé en otro mano a mano más. El Bayern tuvo las más claras en el tramo final con Leroy Sané quitándose fácil a Bakker en el área. Sané, al igual que en la ida, nunca supo definir o dar el pase preciso a otro compañero. El PSG está en semifinales por tercera vez, en una campaña que ha sido rocosa para ellos siendo segundos en la Ligue 1 y con cambio de técnico.

Sigue la página Real Madrid
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!