Japón pierde un gol por cero contra Polonia, pero aun así pasa a octavos de final. Este jueves, después de ganarle a la selección de Colombia y empatar por 2 anotaciones contra Senegal, Japón finalmente concluyó su fase de grupos contra una Polonia, que ya no alcanzaba la clasificación por dos derrotas anteriores. Los nipones esperaban el resultado del partido de Colombia y Senegal, ya que estos últimos también eran candidatos al segundo lugar de la tabla.

Un partido muy neutro en la primera parte

En un partido apagado por ambas partes, el primer tiempo fue muy tibio con algunas llegadas de ambas escuadras, pero sin anotaciones por ningún lado.

La acción más sobresaliente fue el remate de Grosicki al minuto 31 donde el guarda meta Kawashima hace una de las mejores sacadas de esta Copa del Mundo.

En una mejor posición del balón por parte de Polonia el segundo gol para este mundial no llegaba. Para ambas selecciones los tiros a puerta se limitaron en 5 cada uno, pero los disparos a gol los dominaba Japón con tres sobre uno. El equipo nipón estaba obligado a ganar y no depender del resultado de Colombia [VIDEO].

La victoria ya era insuficiente para la selección de Polonia

En la segunda parte de este encuentro de grupos hubo un mal comienzo por parte de Japón, cuando el atacante Okazaki cayó en el campo, sintiendo fuertes contracciones. El técnico Akira Nishino lo sustituyó por Osako, el jugador que anotó contra Colombia. En el minuto 14, Kurzawa cobra una falta en el área y Bednarek remata de primera con el pie derecho para clavar un golazo en la portería de Japón.

Con esa anotación, el equipo japonés era eliminado de la Copa. Senegal y Colombia se estarían clasificando para la próxima fase [VIDEO].

Casi al minuto 32 Colombia anota sobre Senegal lo que posiciona a los japoneses en segundo lugar de la tabla por Fair Play. Ya al final los japoneses tocaban el balón en media cancha lo que muchos describieron como anti deportivo, pero si llegase a recibir un gol más o una tarjeta amarilla se quedaba sin octavos.

A pesar del lento resultado de las selecciones de Senegal y Japón que peleaban el segundo puesto para octavos de grupo H. Uno de los datos más curiosos fue que por primera vez en toda la historia de los mundiales, un equipo supera la fase de grupos por el criterio de Fair Play (juego limpio). Empatados en puntos, goles a favor, el último juego entre las dos selecciones, solo lo decidiría el equipo con la racha de mejor juego limpio.