Finalmente se han logrado poner de acuerdo Grecia y Macedonia, para darle nombre a esta última, el acuerdo se dio gracias a las conversaciones entre el primer ministro griego, Alexis Tsipras y el macedonio Zoran Zaev, quienes luego de un largo contencioso, confirmaron que a partir de ahora Macedonia, se llamará República de Macedonia del Norte.

Cabe destacar, que este encuentro se ha basado en la búsqueda de soluciones a los diferentes problemas, que se han venido desencadenando a principio de los años 90, luego de que se suscitara la desintegración de la antigua Yugoslavia, naciendo así Macedonia como país independiente; uno de esos problemas ha sido el veto que le había dado Grecia a su país vecino en la Unión Europea y en la OTAN, todo esto a raíz del nombre dado a la república, ya que estos exigían uno diferente a la provincia griega que posee el mismo nombre [VIDEO].

¿Por qué el problema de llamarla Macedonia?

Grecia posee una provincia con ese mismo nombre, así que para ellos el uso de este sobre la república, sugiere que tienen ciertas ambiciones territoriales que involucran el territorio griego, además de ser acusados de apropiarse de la herencia nacional del país, siendo este el mayor motivo para frenar y oponerse al uso de la palabra Macedonia.

Por su parte los macedonios sostiene el hecho de que sus raíces culturales viene del antiguo Reino de Macedonia, por lo que la elección del nombre es para ellos obvia y razonable, motivo por el cual se eligió el nombre de República de Macedonia del Norte, de esta manera se puede contentar a ambas naciones [VIDEO].

Un poco más sobre el acuerdo

Las dificultades abundan pues en ambos países los principales partidos de la oposición, y en Grecia incluso el socio menor del Gobierno, son contrarios al acuerdo.

Macedonia y Grecia luego de algún tiempo podrán erradicar las serias disputas, gracias a superar el primer paso en cuanto a la elección del nombre de la exrepública yugoslava, el primer ministro griego dijo que "en un momento en el que otros países están atrapados por el virus del nacionalismo, Grecia se alza como campeón en solucionar pacíficamente sus diferencias.”

En cuanto al idioma y al gentilicio, ambos se denominarán macedonios pero aclarando siempre que uno es de carácter eslavo y el otro no, además de que ninguno tiene relación alguna con la civilización griega, eliminando así toda confusión posible entre ambos pueblos, pero manteniendo cada uno sus raíces y creencias completamente intactas.