Este encuentro entre el equipo de Francia y de Dinamarca fue uno de los encuentros más flojos de esta fase de grupo, ya que ambos equipos estaban prácticamente calificados a la siguiente ronda en la Copa del Mundo. Este partido fue el número 37 que terminó con un amargo cero a cero.

Dinamarca se había mostrado con un equipo aguerrido, durante los dos primeros encuentros en la fase de grupos, y no había tenido un partido tan flojo hasta ahora. Solo pasaban la pelota de un lado a otro y sin lugar a dudas, esa actitud molestó mucho a los 78,011 fanáticos que se encontraban en el estadio, sobre todo cuando faltaban 10 minutos para finalizar que pasaban la pelota hacia atrás nada más, sin arriesgar nada [VIDEO].

Un empate que les convenía a ambos equipos

Para el cuadro dirigido por Age Hareide, este empate fue una misión cumplida, ya que, con este empate, garantiza el segundo lugar del Grupo C, y ya no dependían de otro resultado. Gracias al triunfo de Croacia y de Argentina del grupo D, el cuadro de Dinamarca se verá en la siguiente ronda a Croacia en Nizhny Nóvgorod.

Por su parte, Francia logró su objetivo y es primero de grupo, aunque sin ofrecer una gran actuación en sus tres partidos. En este encuentro contra Dinamarca, Didier Deschamps realizó seis cambios, esto era más que obvio debido a que su equipo ya estaba clasificado y pensaba en la siguiente ronda. El partido lo inició con un cuadro a la ofensiva, con jugadores como Ousmane Dembélé, Thomas Lemar jugando ellos atrás de Olivier Giround.

Ambos equipos pensaban en la siguiente fase

Dinamarca hizo un partido muy defensivo, ya que la mayor parte del partido los 11 jugadores de Dinamarca se encontraba defendiendo en su propio campo, aunque el equipo de Francia [VIDEO]parecía que no tenía claridad al momento de tener el balón. En el minutos 22 del final, Deschamps realizó un cambio, al sustituir a Griezmann por Nabil Fekir, esté parecía el hombre más peligroso del cuadro francés, ya que trató de inyectar algo de vida al ataque . Pero parecía que sus demás compañeros estaban muy tranquilos con el empate, y así fue como terminó el partido.

Al finalizar el partido mucha gente empezó a silbar, y a mostrar su enojo por la propuesta que hicieron ambos equipos. Gracias a la victoria de último minuto de Argentina ante Nigeria, el equipo francés se estará enfrentando a un Messi muy motivado por la victoria, además de que ya estará menos presionado, este enfrentamiento será el próximo sábado.