Una de las selecciones que era candidata para el título era sin duda Alemania, pero este mundial de Rusia 2018 nos dio la primera gran sorpresa al dejar al actual campeón fuera de la competición y en fase de grupos.

Al inicio de partido el equipo alemán se vio muy decidido a no tentar a la suerte, ya que necesitaban ganar y esperar que el equipo de Suecia no ganara o mínimo que empatara con México. El equipo alemán empezó con un esquema muy diferente, uno de sus jugadores claves como Thomas Müller estaba sentado en el banquillo lo cual parecía increíble.

Un amargo primer tiempo

El primer tiempo el equipo alemán tenía el balón, pero no conseguían generar el peligro que ellos querían.

El equipo de Corea del Sur recuperaba rápidamente e intentaba igualarlos en llegadas, notándose las deficiencias del equipo de Alemania al defender; el lateral derecho Kimmich siempre lo intentaba por su banda, sin lograr nada gracias a la buena defensa coreana.

El tiempo pasaba y el marcador estaba a cero y Alemania seguía pendiente del otro partido entre México y Suecia, en el cual el equipo sueco llevaba la delantera. Esto lo tenía que aprovechar el equipo dirigido por Joachim Löw, ya que si ganaban tenían asegurado un lugar a la siguiente fase. Pero el portero coreano Cho Hyun-woo fue un factor decisivo en todo el encuentro, y así fue como la primera mitad terminó con un amargo empate a cero.

El terrible desenlace del partido

En la segunda parte Alemania se fue hacia adelante. En el minuto 48 Leon Goretzka mandó un cabezazo con mucho peligro hacia la portería de Corea, pero el portero reaccionó increíble sacando ese balón que se dirigía peligrosamente al lado izquierdo inferior.

La delantera alemana lo estaba intentando por el lado derecho con Kimmich y generar más presión con Timo Werner por el sector de la izquierda. Los alemanes intentaban tirar desde varios sectores del campo sin éxito alguno, pero cada vez que el equipo de Corea del Sur se lo proponía, las jugadas resultaban con mucho peligro. Alemania intentaba marcar ese gol que pudiera relajarlo, pero jamás fue contundente, y todo indicaba que el partido se iría cero a cero [VIDEO].

Al llegar el minuto 90, el árbitro decidió agregar 6 minutos de descuento al partido, y esto todavía le daba tiempo a Alemania para poder hacer algo, pero en un saque de esquina a favor del equipo de Corea en el minuto 94, Young-Gwon Kim remató y metió ese balón dentro de las redes que protegía Neuer. Parecía que este gol sería anulado debido a la decisión del VAR al estar muy apretada la jugada, pero finalmente se otorgó el gol al equipo coreano [VIDEO].

Alemania estaba desecha por el gol de Corea, y para terminar la dolorosa derrota Son Heung-min añadió un clavo más al ataúd de Alemania al minuto 96. Con un marcador histórico para Corea del Sur de 2-0, la vigente campeona queda apeada del Mundial de Rusia.