Es tan viejo como la vida misma el gran mito de que las suegras molestan e interfieren en la vida de los matrimonios, pero parece ser que a tenacidad no les gana nadie.

Todos desean ir de vacaciones. Los argentinos sueñan con las playas brasileñas todos los veranos, no siempre es accesible llegar a esas latitudes, pero con esfuerzo y camaradería familiar algunos lo logran. Pase lo que pase y cueste lo que cueste.

Listos para partir, las proporciones, las emociones y las finanzas, parecen no tener el equilibrio perfecto, pero la familia está unida y todos comparten los beneficios de unas merecidas vacaciones.

El coche es chico, pero el corazón es grande, aunque no tan grande como para incluir a la suegra, pero llegado el caso puede obtener un lugar no privilegiado en el viaje.

La suegra atrás

Un turista argentino que intentaba llegar a sus vacaciones a las bellas playas de Brasil fue sancionado por llevar a su suegra en el maletero.

Alguien denunció al causante de la infracción por lo que fue multado al comprobar el inspector que la Mujer viajaba en el maletero.

La familia y sus sueños

El ingenio popular, la imaginación familiar y la gran pretensión de obtener lo deseado a pesar de los pocos recursos han llevado a esta familia a acomodarse a las circunstancias para poder pasar unos días soñados en las playas cálidas del vecino país.

Seguramente en el transcurso del viaje fueron alternando los pasajeros que irían en el baúl del auto, pero justamente en el momento de ser multado era la suegra la que estaba en esa situación haciendo que todo se prestara para un poco de humor en esta ingeniosa forma de saltar las barreras económicas que día a día nos alejan de nuestros deseos.

Porque al fin y al cabo, la única intención de este modo de viajar, había sido, según manifestaron los adultos involucrados, ahorrar un poco de dinero en el transporte.

La cuestión terminó con un retiro del lugar de la mitad de los pasajeros en taxi, ya que no solo la suegra viajaba en el maletero sino que en el interior del vehículo iban demasiadas personas para su capacidad y seguramente también por unas lindas vacaciones.

Un largo camino a casa

Largo fue el viaje y largo será el retorno. Ahora lo importante es disfrutar de la tan paradisíaca estadía en la bella Florianópolis.

Hasta ahora nadie informó como volvió o volverá la suegra a su querido país, los ocupantes seguramente pensarán mientras toman el preciado sol brasileño, la manera más económica de volver todos a casa.

Lo que no quita que dejen a la suegra en Brasil, hasta hallar una manera económica, que no sea el maletero, para traerla con ellos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!