El Otohematoma, hematoma auricular u otoseroma es una acumulación de sangre a nivel de la cara interna del pabellón auricular de los perros, la cual es de curso agudo y da la impresión de una inflamación de consistencia fluctuante, en vista de su contenido serosanguinolento.

En caninos de razas con orejas erectas como pastores alemanes, pastores belga, chow chow, samoyedos, entre otras razas, el peso que genera contenido provoca la caída de la oreja lateralmente, siendo el grado de afectación muy variable, de modo que en algunos casos se observa una pequeña bolsa en la cara interna de la oreja, en tanto que en otros casos puede verse afectada la totalidad del pabellón auricular.

Normalmente se afecta una sola de las orejas pero en vista de que la presencia de ectoparásitos es el principal factor predisponente, en muchos casos suele haber afección bilateral e incluso reincidencias luego del tratamiento.

Causas del otohematoma

Esta patología se produce como consecuencia del excesivo rascado de la mascota del pabellón auricular, debido a la presencia de garrapatas (Rhipicephalllus sanguineus) y ácaros (Otodectes cinotys).

El prurito generado por estos ectoparásitos, conlleva al rascado intenso de esta zona, lo cual promueve la ruptura de pequeños vasos sanguíneos con el consecuente sangrado entre el cartílago y la piel; la sangre se acumula en la zona, provocando inflamación y dolor.

Tratamiento

El otoseroma u otohematoma es una enfermedad de resolución estrictamente quirúrgica, de tal manera que el médico veterinario seleccionará la técnica quirúrgica más adecuada según cada caso.

Algunos propietarios suelen “pinchar” la oreja lesionada a fin de drenar el contenido sanguinolento de la oreja afectada, lo cual aunque puede aliviar los signos de dolor de manera transitoria, también puede ser una fuente adicional de contaminación e infección para la mascota canina, debido a que se facilita el ingreso de bacterias patógenas durante la punción.

Luego de la cirugía, deberán administrarse analgésicos y antibióticos a fin de tratar el dolor y evitar la incidencia de infecciones por bacterias; adicionalmente se indicarán curas diarias de la herida.

Pronóstico

En general, los otoseromas son de muy buen pronóstico, y aunque esta patología no representa un peligro para la vida de nuestras mascotas, debe considerarse que la presencia de sangre en el pabellón auricular puede producir un dolor intenso y molestias a nuestro amigo canino, por lo cual se requiere dar un pronto tratamiento a este padecimiento.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más