Según un estudio realizado en el Ohio State University College, los niños en edad preescolar que se acuestan regularmente antes de las 8:00 p. M. Tienen muchos menos probabilidades de convertirse en adolescentes obesos que los niños que duermen hasta altas horas de la noche. Establecer una rutina para ser respetada, de acuerdo con Sarah Anderson, autor principal y profesor asociado de epidemiología, es algo concreto que las familias pueden hacer para reducir este riesgo; esto tiene efectos positivos concretos en el comportamiento y en el desarrollo social, emocional y cognitivo del niño.

El Dr. Anderson, profesor asociado en la Facultad de salud pública del estado de Ohio, dijo: "Vimos que los niños que tenían más dificultades con la regulación de las emociones a los tres años también tenían más probabilidades de ser obesos a los 11 años". El Dr. Anderson y sus colegas también descubrieron que la ausencia de una hora preescolar regular antes de ir a la escuela era un predictor independiente de obesidad a los 11 años.

El peso de los niños se ha convertido en un problema

Especialmente en los Estados Unidos, donde el exceso de peso en los niños es un problema de salud grave, aproximadamente el 17% de los niños y adolescentes son obesos, según los últimos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Los investigadores, que estudiaron 977 niños sanos nacidos en 10 sitios diferentes en los Estados Unidos en 1991, descubrieron que acostarse a horas preescolares no reglamentadas afectaba su salud.

De hecho, solo 1 de cada 10 de los niños que solían acostarse temprano se volvieron adolescentes obesos, en comparación con el 23 por ciento de los que se acostaban tarde. Anderson y sus colegas también examinaron las interacciones entre las madres y sus hijos al registrar un vínculo entre los factores de apoyo materno y la falta de hostilidad. Esto se debe a que el clima familiar puede afectar la rutina diaria de acostarse a una hora aceptable.

Los resultados fueron claros

Los niños que se acostaban tarde y cuyas madres tenían los puntajes más bajos de sensibilidad tenían el mayor riesgo de obesidad. Por supuesto, acostar a un bebé temprano no garantiza un sueño profundo de inmediato, dijo Anderson, pero lo que importa es establecer una rutina para ser respetada. Sin embargo, el estudio no responde preguntas sobre cómo el tiempo de sueño y la calidad se entrelazan con una variedad de otros factores que pueden contribuir al aumento de peso durante la infancia, incluida la actividad física y la nutrición, ya que Anderson especificó que esta hipótesis sigue siendo un área activa de investigación abierta.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más