El Día de los Santos Inocentes es el reconocimiento de la iglesia católica a la trágica muerte de niños menores de dos años nacidos en Belén. Esta matanza fue impulsada por el rey Herodes I el Grande con el fin de matar a Jesús de Nazaret. Sin embargo, a pesar del origen dramático de esta jornada en muchos países del mundo se celebra con un carácter jocoso con bromas o las llamadas inocentadas.

Herodes es el rey que ordenó la matanza de los recién nacidos con la intención de hacer desaparecer al niño Jesús que en aquel tiempo era conocido como el rey de los judíos. "Solo hay un verso en el evangelio de San Mateo en el que se le acusa de infame pero Herodes aparece en la historia como un rey despiadado", según indica el historiador Peter Richarson en un documental de la BBC .

La pauta que rige toda su vida es el "uso de la violencia para resolver todos sus problemas". Herodes fue un rey que gobernó Judea durante más de treinta años. En su legado se incluyen obras de "una arquitectura extraordinaria pero es la matanza de los inocentes lo que que le hizo ganarse a Herodes su reputación de tirano", se señala en el mismo documental.

San Mateo describe en su evangelio como sucedieron los asesinatos. Unos viajantes llegaron desde Oriente al palacio del rey Herodes en Jerusalén [VIDEO]; San Mateo se refiere a ellos como sabios; habían visto una estrella que era el símbolo que anunciaba el nacimiento del nuevo rey de los judíos. Estas noticias hicieron que Herodes se preocupara porque él era el rey de los judíos, según las mismas fuentes.

El sumo sacerdote de Herodes lo puso en aviso que una profecía anunciaba el nacimiento de un rey en Belén.

Herodes ordenó a aquellos sabios que regresaran para decirle donde estaba el niño. Advertidos en sueños lo sabios volvieron a su tierra por otro camino; al ver que los sabios no habían vuelto Herodes se enfureció enormemente ya que, según dice la Biblia, había planeado matar a Jesús y había fracasado, indican las mismas fuentes.

Por ello, Herodes mandó matar a todos los niños de Belén que tuvieran menos de dos años; sin embargo, hubo por lo menos un niño que se escapó. José y María habían huido a Egipto con su hijo.

La matanza se describe solo en un verso de la Biblia; un único verso que, según el documental, se ha convertido en uno de los versos "más crueles de la historia". No obstante, las pruebas de que fuera Herodes "quien ordenó realmente la matanza son realmente vagas; de hecho dicha historia no se menciona en ningún otro pasaje de la Biblia".

El historiador Peter Richarson en su investigación sobre la vida de Herodes ha buscado referencias a algún asesinato en masa de niños.

"Creo que es importante el hecho de que incluso en el Nuevo Testamento solo San Mateo cite la historia y que San Lucas que habla de otros incidentes no cite este incidente". Richarson, asimismo, señala que no se ha encontrado "ningún otro documento que describa la matanza". Por tanto, hay que reconocer que "hay muy pocas pruebas" de este hecho.

Richarson señala que solo existe el relato de San Mateo y esto "nos debería de hacer dudar sobre lo que se relata en el". "Un verso de la Biblia es una prueba y no es suficiente para acusar a Herodes aunque hay otra manera de investigar las muertes", insiste el experto en el documental.

Aspectos psicológicos

Josefo en la biografía de Herodes presta una atención inusual a la parte psicológica de su vida, en especial, en relación con sus obsesiones, su violencia o su melancolía. El propio ascenso de Herodes al poder fue rápido. A los 25 años fue nombrado gobernador de Galilea. Se casó con una mujer llamada Doris y tuvieron un hijo. Su vida y su carrera acababan de despegar.