Esfuerzos a nivel mundial se centran en parar la pandemia de coronavirus, así como en conocer y prevenir las formas de contagio. Sin embargo, existe un factor de gran utilidad para descongestionar los centros de salud, y es conocer el momento en que un contaminado deja de ser contagioso.

Alemania estudia cuándo un infectado deja de ser contagioso

Sobre este aspecto se han tejido muchas teorías, que contrastan en determinar el instante cuando un enfermo deja de contagiar a otras personas. Se ha especulado de ocho días a dos semanas, no obstante, estas opiniones tienen su base científica.

El primer país de Europa donde incursionó el Coronavirus fue Alemania.

Hoy, ese primer segmento de población contaminado, sirve para definir patrones de contagio [VIDEO] y mejoría, luego de un estudio que les realizaron las clínicas Schwabing de Múnich y Charité de Berlín, conjuntamente con el Instituto de Microbiología del Ejército alemán.

Esa investigación permitió verificar, que en los días iniciales del contagio con el Covid-19, este se concentra solamente en nariz y boca. Igualmente, demostró el instante cuando ya no constituye un riesgo darles la salida a pacientes restaurados, cosa que permitirá liberar espacios de salud, en una situación donde la mayor parte de los hospitales se encuentran casi colapsados.

Este equipo de investigadores descubre que el paciente ya no es contagioso cuando los fragmentos que se le retiran de la zona nasofaríngea y los que se toman de los fluidos expelidos al toser o estornudar, evidencian menos de 100 mil copias del genoma del coronavirus.

Superar la primera semana es determinante para un paciente

En la mayor parte de los casos estudiados, del grupo infectado por un foco en la compañía de dispositivos para coches alemana Webasto, la carga vírica ubicada en la faringe disminuía significativamente superada la primera semana del contagio; lo que también sucedió en los pulmones, pero más tardíamente.

Los especialistas no pudieron separar partículas infecciosas del virus en los pacientes, habiendo transcurrido ocho días, si bien aún se podían identificar réplicas del genoma del virus en pulmones y faringe.

A juicio de Roman Wölfel, director del Instituto de Microbiología referido y uno de los responsables de la investigación, de este hallazgo se obtienen dos conclusiones puntuales:

  • Los primeros síntomas van acompañados con una alta carga vírica en la faringe, lo que convierte al paciente en infeccioso precoz; probablemente, antes de advertir que presentan la enfermedad.
  • Al parecer, la carga vírica en la faringe o el pulmón, determina la capacidad infecciosa del paciente. Esto representa un elemento importante, para tomar la decisión del momento más conveniente para dar de alta a un paciente, tomando en cuenta el colapso hospitalario por la pandemia.

Los investigadores del presente estudio consideran que los pacientes se les puede otorgar la salida hospitalaria y guardar cuarentena en sus hogares siempre y cuando, al superar los 10 días de haber sido contagiados, se registran en los fluidos expelidos al estornudar o toser, menos de 100 mil réplicas del genoma del Covid-19.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!