Es evidente el poder de contagio que tiene el nuevo Coronavirus covid-19, pues pasó de ser un brote en una ciudad de China, en diciembre pasado, a una pandemia noventa días después.

Se transmite por vía aérea, cuando la persona infectada tose o estornuda, pero se continúa investigando, pues en el año 2003, cuando el brote del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS), se demostró que el virus permanecía en el aire de las habitaciones de las personas hospitalizadas. Sin embargo, para el coronavirus la Organización Mundial de la Salud (OMS [VIDEO]) asegura que no existe tal probabilidad.

Lugares donde se encuentra

Lo que ha comprobado el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los E.U.A, es que el covid-19 permanece cerca de tres horas suspendido en el aire; cuatro en las monedas, 24 horas en el cartón y un período de dos a tres días en materiales como plástico o acero inoxidable, lo que puede constituir un considerable medio de propagación, por cuanto numerosos utensilios están fabricados con esa materia prima como llaves o cubiertos.

No obstante, las instituciones sanitarias afirman que reposar el virus en esas superficies no necesariamente conlleva a una diseminación de grandes proporciones.

Se considera que una persona puede contagiar el virus a otras dos o tres. Esto se corroboró con el monitoreo que investigadores hicieron del entorno de los primeros pacientes que se determinaron positivos en E.U.A.

El referido seguimiento evidenció que la tasa de contagios entre individuos que conviven en la misma residencia es escasamente del 10%; esto se replicó en España, y uno de los mejores ejemplos fue que dio positivo la esposa de Pedro Sánchez, el presidente, sin embargo él no ha sido contagiado.

Adicionalmente, la tasa de infecciones entre otras personas fuera del hogar es de 0,45%, de acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, igualmente, de Estados Unidos.

¿Se encuentra en el aire?

Existe gran preocupación por determinar si definitivamente el virus no viaja por el aire, es por ello que se han realizado varias pruebas al respecto, una de ellas la desarrollaron científicos del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de E.U.A, los cuales utilizaron un nebulizador para originar aerosoles del virus, pero el epidemiólogo británico, Paul Hunter, aseguró que el patógeno se encuentra en gotas más grandes, en la realidad.

Al respecto refiere que, por sus dimensiones, las gotas caen más rápido que las de los aerosoles y que por tanto el peligro continúa siendo, estar a menos de un metro del individuo que presenta el virus, o hacer contacto con superficies donde las gotas hayan impactado.

Otra prueba se realizó en Singapur, en las habitaciones de dos enfermos con coronavirus [VIDEO], después de haber realizado la limpieza diaria. Acá se comprobó que el virus no se encontraba suspendido en el aire ni en las superficies de los objetos. Igual análisis se hizo en la habitación de un tercer contaminado, sin haber aplicado la limpieza y se halló que estaba esparcido el virus, pero no en el aire.

En el núcleo de la pandemia, la ciudad china de Wuhan, donde supuestamente se originó el virus, se estudiaron 35 muestras tomadas de las unidades de cuidados intensivos (UCI) y en los cuartos de los individuos infectados en dos hospitales. Sólo en el área de baño de uno de los pacientes hallaron el virus.

Cabe destacar que en las heces de las personas contagiadas se ha hallado el virus, pero está descartado que la contaminación fecal sea una vía apreciable de transmisión.

Dos formas básicas de propagación

En líneas generales, lo que se conoce sobre los medios de propagación del COVID-19 se determinó a partir del comportamiento de coronavirus anteriores.

Propagación de persona a persona:

Se considera que el virus se trasmite básicamente de persona a persona.

  • Por contacto cercano entre ellas (menos de un metro).
  • Por gotas respiratorias que se generan cuando una persona contaminada tose o estornuda.
  • Dichas gotas pueden alcanzar la boca, la nariz o los ojos de las personas sanas, que se hallen cerca, y probablemente ingresar a los pulmones al inspirar.

Contacto con superficies contaminadas:

Es factible que una persona se contagie con el coronavirus al tocar una superficie u objeto que contenga el virus, y después se roce la boca, la nariz o los ojos, si bien no se cree que sea la principal manera en que se disemina el virus.

Finalmente, se debe tener en cuenta que al ser una patología emergente queda mucho por aprender sobre su forma de trasmisión, peligro y otras particularidades. La valoración de riesgo a mediano plazo, dependerá mucho de la nueva documentación que se obtenga de los estudios que se lleven a cabo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!