En los últimos años, las emisiones de gases habían aumentado considerablemente y uno de ellos está afectando de más a la capa protectora de la tierra. Luego de varios meses de exhaustivas investigaciones por varios científicos de todo el mundo, se ha podido descubrir a la fuente principal de la emisión de los gases contaminantes que en los últimos tiempos ha comprometido la "salud" de la capa de ozono.

Las alertas se encendieron cuando los especialistas comenzaron a descubrir que la capa que protege a la tierra registraba un significativo y acelerado deterioro a consecuencia de un agente hasta ese momento desconocido.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Arqueología

La preocupación fue tal, que un grupo de científicos se dio a la tarea de buscar llegar a la fuente principal. Afortunadamente su trabajo ha rendido frutos y han llegado a la raíz de la emisión de los gases dañinos.

La fuente de la investigación

El anuncio sobre cuáles son los responsables del deterioro de la capa de ozono ha preocupado a muchos, ya que se descubrió que esos agentes son los aislantes de espuma a base de poliuretano de empleo doméstico. Dichos aislantes son elaborados en China y se pueden conseguir a un costo muy bajo, lo que ha motivado su producción y uso por la industria de la construcción de hogares.

Al respecto, la Agencia de Investigación Ambiental (EIA), que tiene su sede en Reino Unido, detalló que gracias a los estudios se pudo determinar que el compuesto químico CFC-11 o clorofluorocarbonos-11, que se usa ilegalmente ( fue prohibido en 2010) en la espuma aislante, es el principal responsable de los gases que están acabando con la capa de ozono.

No fue sorpresa para los científicos

Y aunque costó trabajo dar con la fuente, para algunos investigadores y científicos el resultado no fue sorpresa, ya que el CFC-11 ya estaba en la mira como un agente de riesgo para la capa, a tal grado de que se había mantenido un monitoreo en relación a su uso.

Tan solo hace dos meses, los investigadores dieron a conocer un estudio que alertaba sobre lo lento que iba la ansiada disminución en su empleo, luego de las restricciones que se implementaron hace ocho años para tarde de erradicar su uso.

En ese momento se creía que tales compuestos químicos eran usados en algún lugar de la región este de Asia [VIDEO] para para fortalecer uranio y ocuparlo en la elaboración de armas nucleares. Le teoría fue descartada. Los responsables de la investigación y otros expertos en el tema han destacado que este descubrimiento ayudará a poner énfasis en la erradicación de tales compuestos, principalmente en la región de China, que es donde más se usa.

Probables acciones para revertirlo

Una de las primeras acciones que se pueden implementar para detener el uso del CFC-11 y por ende frenar en cierta medida el desgaste de la capa de ozono, es analizar la posibilidad de aplicar a China sanciones comerciales por el uso de este componente. Esto es posible debido a que el país asiático forma parte de las naciones que firmaron el Protocolo de Montreal que está encaminado a controlar el uso de sustancias que afectan a la capa de ozono.

Sin embargo, lo integrantes del Protocolo [VIDEO] no consideran viable dicha medida aunque han coincidido en que es urgente una reunión para abordar el problema.