La fiebre hemorrágica del Ébola, enfermedad del Ébola o simplemente como ébola, como comunmente se le conoce, es una enfermedad viral de alta mortalidad, ocasionada por 5 especies del virus Ebola, pertenecientes a la familia Filoviridae y denominadas: Bundibugyo ebolavirus, Reston ebolavirus, Sudan ebolavirus, Taï Forest ebolavirus y Zaire ebolavirus.​

Síntomas de la enfermedad

El periodo de incubación es muy variable, pudiendo oscilar entre tres días hasta tres semanas; los síntomas primarios incluyen fiebre, malestar general, dolor de garganta, mialgias y cefalea. Seguidamente se manifiestan vómitos y diarreas, con falla renal y hepática.

Las complicaciones hemorrágicas son frecuentes (más de 50% de los casos) y se observan entre 5 y 7 días después de los primeros síntomas.

Se presentan manifestaciones hemorrágicas en mucosas y tejido subcutáneo; suele haber conjuntivitis hemorrágica, hemoptisis (tos con sangre), hematemesis (vómito con sangre) y hematoquecia (heces con sangre); es común observar en los puntos de inyección petequias, equimosis y hematomas cutáneos. La anemia severa producto de las hemorragias conlleva a shock hipovolémico y la muerte ocurre entre 50 y 90% de los casos, por lo general durante la segunda semana de enfermedad.

Transmisión y epidemiología

El virus ingresó a la población humana por contacto con fluidos corporales de animales infectados, siendo ésta la principal vía de transmisión.

En África la transmisión está asociada con la manipulación de animales enfermos o cadáveres de animales infectados. En la actualidad el virus también se transmite de persona a persona, siendo los rituales de inhumación de las tribus un elemento importante en la transmisión.

La transmisión a través del coito juega un papel crucial en la infección ya que los supervivientes masculinos son capaces de transmitir el virus a través del semen, incluso un año después de la remisión de los síntomas.

Este virus a pesar de tener una tasa de transmisibilidad baja, en relación con otras Enfermedades virales de importancia, posee una alta severidad en los signos que acarrean altas tasas de letalidad.

Medidas de prevención

La prevención de la enfermedad incluye varios aspectos: reducir el contagio desde los monos y cerdos al hombre; realizar un adecuado lavado de manos siempre que se esté en contacto con alguien infectado; y garantizar una adecuada manipulación de muestras biológicas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!