Y finalmente María Teresa Campos cambió de opinión y decidió hacer acto de presencia en el programa al que rechazó una y mil veces desde el inicio del mismo, y en el que está concursando su todavía pareja Edmundo 'Bigote' Arrocet.

Así lo adelantaba el colaborador del programa Sálvame, Kiko Hernández, tras poder cotejar con la productora del reality show que tras varios intentos de sin frutos, finalmente la veterana presentadora de Telecinco había accedido a llamar a su novio en las próximas horas.

Una llamada que gran parte de los telespectadores del programa de supervivencia más duro de la televisión española venían reclamando desde hace tiempo, máxime después de que se conociera la isquemia cerebral que padecería la conductora malagueña.

Anuncios
Anuncios

Ya prácticamente recuperada de ese importantísimo susto, y después de ver cómo se va desarrollando el paso por este formato del cómico sudamericano, María Teresa aceptaba, por fin, coger el teléfono y hablar con su novio en directo.

Algo que se espera se produzca esta misma noche en una comunicación en la que no se sabe si esta dará buena cuenta de su más que reciente y delicado parte médico, o se limitará a dar los ánimos que se suelen enviar desde España a los robinsones que sobreviven a duras penas en la Palapa.

Sea como fuere, lo cierto es que la llamada supondrá todo un alivio, tanto para su novio, como para la audiencia que, desde que se enterara del repentino ictus del que se recupera, ha venido reclamando escuchar por primera vez la voz de la presentadora a la que tanto cariño le tienen.

Anuncios

María Teresa podría seguir presentando con gafas

Si algo parece claro es que, a pesar de sus 75 años, la nacida en Tetuán todavía no tiene ni la más mínima intención de retirarse de la televisión, tal y como ella ha confirmado desde que saliera del hospital. De momento, es sabedora de que tiene que reposar y recuperarse al 100% antes de embarcarse en los nuevos proyectos televisivos que ya venía perfilando antes del susto de marras y que le han dejado con alguno problemas de visión.

Según se ha filtrado desde su familia más cercana, retrocedan o no finalmente esos problemas de visión, María Teresa tiene la intención de volver la próxima temporada presentando, aunque sea portando unas grandes gafas oscuras al más puro estilo Risto Mejide.

Como se ve, fuerzas no le faltan para seguir realizando lo que ha venido haciendo los últimos 50 años. No hay miedo, solo ganas de seguro haciendo tele. #Supervivientes