Anuncios
Anuncios

Existen diferentes opiniones de dermatólogos y especialistas en la piel en cuanto al uso de champú y la frecuencia de aplicación de este producto. Lo ideal sería observar las reacciones del cuero cabelludo de cada uno y usar un champú según las necesidades.

¿Por qué hay que lavar el pelo?

Nuestro cabello queda graso debido a la acumulación de sebo: una grasa producida por las glándulas sebáceas que se extiende por todas partes de la piel y que se concentra especialmente en el cuero cabelludo. La acumulación de sebo en el cabello favorece la adhesión de polvo y suciedad y el champú actúa eliminando el sebo y la suciedad acumulada en el cuero cabelludo .

Anuncios

La frecuencia con la que se usa un champú también depende de tu estilo de vida. Según la Dra. Colonna, dermatóloga en el Departamento de Dermatología Pediátrica del Hospital Mayor Policlinico de Milán: "Para aquellos que viven en la ciudad, es aconsejable lavarse el cabello con frecuencia, por ejemplo en días alternos, para eliminar el polvo y el smog".

El sebo humecta la piel y el cabello. Sin esta sustancia, la piel se secaría y se desprendería antes de tiempo, es entonces cuando podemos ver las células muertas de la piel (caspa). Cuando nos lavamos el #Pelo estamos eliminando los aceites naturales del cuero cabelludo, y luego lo reequilibramos con un bálsamo u otros productos hidratantes.

Discordancia entre especialistas

En realidad, ni los especialistas se ponen de acuerdo. Las opiniones entre los médicos que se especializan en el cuidado de la piel, el cabello y el cuero cabelludo con respecto a la utilidad del champú y la frecuencia con la que se usa es muy variable.

Anuncios

Algunos no recomiendan el uso frecuente de este producto porque dicen que causa una producción excedente de sebo para compensar su eliminación constante. Otros, por otro lado, creen que el champú es necesario para evitar la acumulación de sebo en los poros y los folículos capilares que causa problemas como el acné.

También es verdad que hoy en día existen champús suaves o hechos a bases de aceites que se pueden usar a diario pero no sólo depende del producto que nos pongamos en el pelo. Aún así, hay que decir que personas que necesiten hacerlo mejor que usen estos productos que otros más agresivos. Por ejemplo, los deportistas sin duda tienen que lavarlo con frecuencia, e incluso personas que desean eliminar el smog y el polvo de sus cabezas antes de acostarse cada noche. Encontrar el equilibrio adecuado no es fácil.

Depende del tipo de pelo

Si tenéis el cabello fino, probablemente se ensucie más rápido, se puede lavar con más frecuencia. Sin embargo, para cabellos más gruesos bastará con lavarlo cada 3 días más o menos.

Anuncios

El cabello fino y liso permite que la grasa se deslice mejor y se extienda más rápido, por lo que se ensucia más rápido. El cabello más grueso y rizado en cambio es generalmente más seco y, por lo tanto, el sebo lo hace más difícil de expandir a lo largo del folículo y descender sobre el cabello. Dificulta el paso del sebo y el agua hacia la raíz del pelo (es por eso que pierden humedad rápidamente después del lavado y se secan antes).

Según algunos expertos, un buen punto de referencia para la higiene y la limpieza del cabello es lavarlos dos veces por semana o cuando el cabello lo requiera. Pero por ejemplo, para pelos gruesos, largos y rizados que cueste secar recomiendan lavarlo una vez a la semana. Ya vemos que la cuestión siempre es el tipo de pelo que tenga cada uno, no hay una regla general para la frecuencia de lavado si no más bien se trata de algo personalizado.

Lo ideal es observar el comportamiento del cuero cabelludo y comprender cuáles son nuestras necesidades.

Entonces, ¿se puede lavar el pelo cada día?

El cabello se puede lavar todos los días, especialmente cuando se trata de comezón debido a la acumulación de sebo. Lo importante es usar un champú de buena calidad con tensoactivos delicados (son sustancias que se unen a la suciedad y la eliminan). Los champús con menos espuma o los aceites son los detergentes más delicados y, por lo tanto, están indicados, porque si son demasiado agresivos pueden deshidratar el cabello y dañarlo.

Por supuesto, es preferible siempre usar ingredientes naturales, aunque también dependerá del tipo de cabello que tengamos. Tendremos que elegir bien si es apropiado para pelos secos, grasos, maltratados, teñidos, con caspa, etc. Cada uno de nosotros tiene un cabello con características diferentes que requieren un cuidado personalizado y no vale todo porqué usemos productos naturales. Hay que centrarse en el tipo de pelo y elegir el adecuado.Además, y tal como he comentado antes, el producto usado no lo es todo. Hay otros factores a tener en cuenta.

El uso de productos químicos y de secadores, planchas, tintes, etc. hace que nuestro pelo se debilite e incluso tienda a caer mucho más. Contra menos lo lavemos mejor, y aún mejor si cuando lo usamos empleamos champús naturales.

Si decidimos reducir el número de lavados hay que recordar que tendremos que ser pacientes. Al principio el pelo parece más sucio pero a la larga irá recuperando su protección natural. Entre lavado y lavado hay que ir cepillando el pelo bien y realizando masajes para que el cuero cabelludo no pique y para mejorar la circulación y ayudar a fortalecer el pelo. También es recomendable ponerse trenzas y moños entre lavado y lavado.

¿Cuánto champú usar?

La cantidad correcta de champú: algo que no solemos hacer bien es que nos ponemos mucho champú. Sólo se necesita una cantidad del tamaño de una nuez. Y hay que evitar verterlo directamente sobre el cabello. Lo mejor es usar un bol y mezclarlo con agua tibia. Una vez mezclado se tiene que aplicar mediante un masaje con los dedos sobre el cuero cabelludo. No es necesario lavarlo dos veces.

¿Podemos utilizar bálsamos cada día?

Los bálsamos no están desaconsejados y no se ha visto ninguna contraindicación en ellos pero siempre deben ser lights y naturales. Podemos usar cremas nutritivas como las de nueces de macademia y miel o henna.

El uso de un bálsamo es importante porque crea una película que protege el cabello del daño ambiental y lo hace más brillante y manejable. El bálsamo también se puede aplicar a cada lavado, es decir, que se puede usar a diario. Y mejor que se use desde la mitad hacia las puntas y siempre se tiene que aplicar después de haber lavado el cabello y haberlo secado con una toalla. De lo contrario, la película que crearía el agua haría que no se adhiera como es debido.

¡Esta es una buena noticia! Si queréis leer más noticias que os alegren el día, ahora podéis suscribiros gratuitamente al canal de Noticias positivas de Blasting News #Belleza #Noticias positivas