La telefonía móvil es un sistema de comunicación que transmite sonidos a distancia y que permite recibir y realizar llamadas desde cualquier lugar en el que haya cobertura del servicio que permite la conexión.

Actualmente, este sistema se ha convertido en algo primordial y básico debido a la facilidad con la que las personas se pueden comunicar. Los teléfonos móviles cuentan con una gran cantidad de aplicaciones que les ayudan a facilitar cualquier tipo de tarea.

La telefonía móvil ha adoptado muchas nuevas funcionalidades y características en el último siglo que han permitido que se conviertan en un objeto básico que toda persona lleva encima, hasta tal punto, que el olvido o la falta temporal del terminal puede suponer una gran sensación de ansiedad. Aplicaciones como cámara de fotos, videojuegos, reproductores de videos y música, libros interactivos,pulsómetros… que hacen el día a día de las personas lo más sencillo posible y que han denominado a estos dispositivos como teléfonos inteligentes.

Pero no fue hasta finales del siglo XX cuando se desarrolló un sistema de comunicación que permitió comunicarse de forma inalámbrica a una distancia de 30 kilómetros. Este nuevo concepto de comunicación fomentó el desarrollo de una investigación en el año 1958 que culminó con la comercialización del sistema "Altay", distribuido de forma comercial por más de 100 ciudades y dando servicio a diferentes profesionales.

A partir de entonces, fueron diferentes redes comerciales las que salieron a la luz en los siguientes años, las más importantes en Japón, Arabia Saudita y Estados Unidos, hecho que sigue hasta nuestros días, y que ha convertido a la telefonía móvil en uno de los principales competidores comerciales a nivel internacional en este sector.

Así, la marca motorola fue la primera en comercializar un "antecesor" del teléfono móvil en Estados Unidos, con un peso alrededor de un kilo, algo impensable en la actualidad. Desde este lanzamiento, fueron varios los modelos lanzados por la marca liderada por Martin Cooper.

Actualmente, se pueden diferenciar dos tipos de redes de telefonía móvil. Por un lado, la Red de tipo analógico (TMA), que permite la comunicación a través de señales vocales analógicas, aunque en algunos países ha sido ya retirada. Por otro lado se encuentra la digital, que se realiza a través de señales digitales, que permiten optimizar el uso de las bandas de radiofrecuencia en la calidad de transmisión de las señales.