Viajar es un placer, para casi todo el mundo. Lo típico cuando se escucha la palabra viaje es imaginarse largos días de verano y playas tropicales, pero hay muchas maneras y tiempos para viajar. Internet nos las hace mucho más accesibles tanto a la hora de organizar un viaje real, como para hacerlo virtualmente.

¿Te imaginas pasear por algunas de las capitales europeas estas navidades? El fin de año es una fecha muy especial y todas las ciudades europeas tienen tradiciones dignas de conocerse.

Las tradiciones de las capitales europeas para fin de año

HomeToGo es un buscador de alquileres vacacionales que aúna los servicios de alquiler de casas y apartamentos de más de 250 páginas web de 200 países distintos, pero además, entre su contenido nos brinda artículos refrescantes.

El último nos resume las tradiciones para celebrar la Navidad [VIDEO]de las principales capitales europeas.

Que en España y Portugal lo típico es comer 12 uvas al ritmo de las 12 campanadas de fin de año y que son un símbolo de suerte para los siguientes 12 meses, lo sabemos casi todos. Pero que en Francia [VIDEO] se recibe al año comiendo ostras y bebiendo champán ya no lo sabemos tantos. Los italianos tienen fama de hacer las cosas a lo grande, por eso la celebración de fin de año les dura tres días y el que desee prosperidad y salud para el año que empieza debe llevar ropa interior roja.

En Londres mantienen la tradición de que el primer invitado del año trae buena suerte, eso sí, siempre que traiga algún regalo para comer o beber y un trozo de carbón para la chimenea, de otra manera no se le permite el paso.

En Ámsterdam se utilizan los árboles que adornaban las casas para hacer grandes hogueras en las calles, el fuego purificador deja atrás el pasado y aporta buena suerte para el año nuevo.

En Alemania tienen una tradición curiosa, utilizan la llama de una vela para fundir un trozo de plomo, lo meten en agua fría y en función de la forma que obtengan se predice cómo será el año que empieza. En Austria se cena cochinillo que se acompaña con ponche porque se cree que trae buena suerte. En Estocolmo, la televisión retransmite una tradición que mantienen desde 1895, recitar el poema “Nyårsklockan”, escrito por Lord Alfred Tennyson, desde el Museo Skansen poco antes de la medianoche. Y en Polonia lo tradicional es dar un paseo en carro por el bosque donde al calor de una fogata se comen salchichas y se bebe vodka.

En la página del buscador HomeToGo podréis encontrar más información sobre costumbres, temperaturas y precios de alojamiento. Iniciar el año en un país diferente, disfrutando del ambiente, aprendiendo otras costumbres, en la compañía que uno elija puede ser una magnífica experiencia.