Para BlastingTalks - entrevistas exclusivas de Blasting News con líderes empresariales y culturales - entrevistamos a Cristina Amor, Directora Ejecutiva de Asuntos Públicos, Comunicación y Responsabilidad Social Corporativa de Eurona Telco, compañía de servicios inalámbricos y por satélite en el sector de las telecomunicaciones que presta servicios de banda ancha e Internet a través de la tecnología satélite donde el resto de operadoras no llegan o no están presentes, especialmente en núcleos rurales y municipios de menos de 100 mil habitantes, ofreciendo las mismas oportunidades de desarrollar sus actividades laborales y cotidianas, que si viviesen en una gran ciudad.

Blasting News: Con presencia en más de 20 países y con más de 40.000 clientes, Eurona ofrece conectividad en zonas con deficiente o nula cobertura, ¿cómo nace la marca y qué les empuja a ofrecer servicio donde el resto de las operadoras no llegan?

Cristina Amor: Eurona nace para cubrir la necesidad básica de las personas de tener una conexión a Internet de calidad en cualquier lugar, estén donde estén. En nuestro ADN está garantizar la igualdad de oportunidades de las personas, vivan donde vivan; a través de la conectividad universal. Porque si de algo estamos convencidos es que Internet ya se ha convertido en un bien de primera necesidad, como es el agua o la electricidad, un servicio básico para todas las personas y empresas.

Fiel a este propósito de llevar conectividad a cualquier lugar, independientemente de la complejidad orográfica del territorio, Eurona ha convertido el satélite en su “core business”, ya que es la única tecnología capaz de ofrecer cobertura al 100 % de la población de manera inmediata, sin necesidad de grandes despliegues de cableado ni infraestructuras, llevando acceso a Internet incluso a aquellas zonas rurales a las que la fibra no llega, porque pensamos que cada persona debe ser libre de decidir dónde quiere vivir, y por eso con nuestra tecnología satélite, derribamos las barreras geográficas de la brecha digital.

Eurona es el primer operador satelital que lleva conexión de banda ancha de 100 MB a los entornos rurales, ¿qué ha supuesto esta contribución en poblaciones que, hasta la fecha, estaban desconectadas?

Sí, Eurona es el operador satelital líder en Internet Rural por satélite y el primero en ofrecer banda ancha ultrarrápida de 100 Mbps en el medio rural.

Esto supone un gran avance, teniendo en cuenta que en España, todavía un 5,72 % de la población, lo que equivale a cerca de 3 millones de personas, no dispone de acceso a Internet; por tanto, la conexión de banda ancha ultrarrápida vía satélite es un salto al futuro, que permite que esos 3 millones de personas puedan acceder de manera inmediata a Internet, a través de la tecnología satélite, a una velocidad de conexión que iguala en los pueblos a las capacidades de la fibra óptica en los entornos urbanos.

La llegada de la conexión ultrarrápida de Internet por satélite a todos los municipios tendrá un impacto tractor sobre la actividad económica del medio rural, que impulsará la creación de un nuevo tejido empresarial vinculado a la sostenibilidad y la transformación digital de los negocios rurales y del sector agroalimentario, generará empleo, y por consiguiente, atraerá a nuevos pobladores a la España Rural, contribuyendo a fijar población en los pueblos, y a repoblar la España vaciada, evolucionando hacia una sociedad más igualitaria y justa.

Su empresa no solo contribuye en las zonas rurales de España, sino que también ofrece servicio en los territorios más desfavorecidos, reduciendo así la desigualdad social y facilitando la educación digital. ¿Qué retos se han encontrado en esta expansión y solución satelital?

Eurona no es un operador de telecomunicaciones al uso, nosotros no competimos con otros operadores para ofrecer una tarifa más económica con más prestaciones, sino que nuestro objetivo es mejorar la vida de las personas a través de la “conectividad universal”. Es decir, Eurona mide sus resultados en “vidas conectadas”, llevamos conectividad donde otros operadores no llegan o no están presentes. De ahí, nuestro fuerte compromiso con el futuro de los niños y adultos que habitan en zonas más desfavorecidas.

Un claro ejemplo es el continente africano, donde contamos con una fuerte presencia y nos hemos consolidado como operador panafricano de telecomunicaciones, que gracias a la tecnología satélite ya ha proporcionado conectividad a más de 7.000 escuelas en países como Marruecos, Costa de Marfil, Senegal y Benín; haciendo posible que más de 2.000.000 de niños tengan acceso a la educación online a diario y que cientos de personas tengan acceso a un servicio tan básico y esencial como la telemedicina en las zonas más vulnerables de Marruecos.

En la actualidad, Eurona opera en más de 20 países, ¿es una apuesta firme por la internacionalización? ¿Cuál es su nicho de mercado actual?

Absolutamente, en Eurona somos ambiciosos, pero estamos orgullosos de nuestra ambición, que es que las personas tengan las mismas oportunidades, independientemente de donde vivan.

Nuestro nicho de mercado es tender puentes a las personas que todavía por diversas circunstancias no tienen acceso a una conexión de Internet de calidad. Ya éramos conscientes de la importancia de las telecomunicaciones antes de la crisis de la COVID-19, pero este duro golpe nos ha demostrado que Internet ha sido la única vía para estar cerca de las personas que nos importan y aportarnos cierta tranquilidad ante la gran incertidumbre que hemos vivido, y que muy a nuestro pesar seguimos viviendo.

En Eurona muchas veces hemos reflexionado sobre la crudeza de la situación y lo complicado que ha sido renunciar a estar cerca de nuestros seres queridos. Hemos echado de menos abrazos, contacto físico y la cotidianidad de una buena conversación cara a cara, pero dentro de ese vacío físico, hemos tenido la tecnología para “salvar las distancias”.

Ahora imaginemos la situación sin Internet, sin conectividad… Esa reflexión es la que nos mueve, la que nos empuja ahora más que nunca a seguir apostando por lo que hacemos, a nivel nacional y a nivel internacional.

Entre sus objetivos a medio y largo plazo, ¿dónde quieren implantar su modelo y tecnología?

Uno de los valores de Eurona es el afán de superación. En los últimos meses todo nuestro equipo ha estado volcado en el aumento de nuestra capacidad satelital para conseguir ofrecer un mínimo de 100 Mbps de velocidad en el 100 % del territorio. Esto supone un gran avance, teniendo en cuenta que la consecución de dicha velocidad era uno de los objetivos de la agenda España Digital 2025, impulsado por el Gobierno.

En Eurona, nos hemos adelantado cuatro años, con el fin de extender la banda ancha ultrarrápida a todas las zonas rurales y despobladas que conforman la España vacía, desde ya mismo.

Además, el Plan de Medidas ante el Reto Demográfico, recién aprobado en Consejo de Ministros, contempla la conectividad plena en el medio rural como un objetivo esencial para revitalizar las zonas rurales de nuestro país; y en Eurona, ya podemos hacerlo realidad. Por tanto, podríamos concluir que nuestros objetivos a medio y largo plazo son acabar con la brecha digital que afecta a millones de personas en nuestro país, para garantizar una igualdad real de oportunidades a través de la conectividad universal vía satélite.

Uno de los grandes retos de Eurona es la tecnología 4G, ¿en qué punto se encuentra este servicio?

Efectivamente, en Eurona ofrecemos servicios de acceso de banda ancha a través de distintas tecnologías como el 4G, el satélite, el fixed wireless y la fibra, además de móvil. El 4G de Eurona es una tecnología madura, con buena penetración en el mercado, que en momentos complejos como el Estado de alarma y la pandemia ha sido clave para garantizar el acceso a la educación online de cientos de niños de familias vulnerables en Girona, desprovistas de medios electrónicos, Telefonía móvil y de acceso a Internet.

Eurona puso a disposición de los consistorios municipales la solución 4G para hacer posible que todos los alumnos pudiesen acceder a sus clases online y, de esta forma, garantizar que tuvieran las mismas oportunidades de terminar el curso académico.

Además, nuestro servicio de 4G también hizo posible que los niños disfrutasen de momentos de entretenimiento a través de una conexión a Internet de calidad, haciendo más llevadero el confinamiento para ellos y sus familias. Para nosotros, en Eurona, es muy gratificante ver que cada día estamos facilitando y simplificando la vida de millones de personas con algo tan sencillo con una buena conexión a Internet.

Eurona está presente tanto en el sector público como en pequeñas empresas, así mismo proporciona wifi en aeropuertos, hoteles y centros comerciales, ¿cuál es el margen de crecimiento y cuáles han sido los mayores avances en esta área?

Eurona ya cuenta con grandes clientes en España, Portugal, Grecia, Italia y México; a los que proporciona acceso de banda ancha vía satélite en más de 115 puntos repartidos entre parques eólicos y fotovoltaicos.

Otra de nuestras verticales de negocio es el sector marítimo, donde contamos con un fuerte posicionamiento como operador de alta conectividad y servicios a bordo con WiFi en más de una veintena de buques de las navieras de referencia de nuestro país. Las redes fijas no llegan a alta mar, pero sí lo hace la necesidad de conexión de las personas, desde un simple mensaje de “ya estamos a bordo” de la tripulación del barco a sus familiares hasta soluciones de comunicación más complejas que respondan ante cualquier problema a bordo para que el tiempo de respuesta sea mínimo.

También contamos con una fuerte presencia en el sector turístico y aeroportuario, prestando servicios WiFi en el aeropuerto de Tocumén en Panamá, conocido como el “Hub de las Américas” y que conecta con 89 destinos en más de 34 países y que recibe cada año cerca de 25 millones de pasajeros.

Del mismo modo, operamos la conectividad de más de 14.259 habitaciones de resorts y hoteles en España y el Caribe, así como ofrecemos conexión vía satélite a servicios de emergencias, para los que la inmediatez de las comunicaciones garantice un intercambio de información eficiente en tiempo real.

En los últimos años, la crisis ha disparado la demanda de operadoras de bajo coste, dejando a las grandes operadoras en un segundo plano, ¿qué ha conllevado esta situación para Eurona?

Eurona no es un operador al uso, no competimos en el mercado del “low cost” porque nuestros clientes no son los mismos a los que se dirigen otras compañías. Nuestro nicho es más bien llevar Internet a aquellas zonas a las que otros operadores no llegan, por lo que no entramos en la guerra de precios.

Nuestros clientes son personas como Verónica, que ha aprobado dos oposiciones estudiando online gracias a Internet por satélite de Eurona desde su aldea en Más del Olmo en Valencia, o emprendedores locales como Alberto Uría, un apicultor que se ha lanzado a la aventura de abrir su propio e-commerce de miel porque ahora gracias al Internet por satélite puede hacerlo desde su pueblo, Robledo en Lugo. Este es el perfil de nuestros clientes, personas que no tienen acceso a Internet y que lo necesitan para poder hacer realidad el sueño de abrir su propio negocio, formarse en el medio rural o teletrabajar desde el municipio que los vio crecer. Eso es lo bonito de nuestro trabajo, con la conectividad por satélite, hacemos posible, que las personas alcancen sus metas.

El 2020 estuvo marcado por el Coronavirus. El confinamiento y el auge del teletrabajo han disparado el consumo de Internet entre los ciudadanos ¿cómo les ha afectado esta crisis sanitaria? ¿Han surgido nuevas oportunidades para reinventarse?

El 2020 ha sido un punto de inflexión para las compañías de telecomunicaciones. Esta crisis nos ha ayudado a encontrar factores de mejora y oportunidades de cara al futuro. Hemos podido comprobar cómo la brecha digital se ha acentuado, especialmente para aquellas personas que habitan en las zonas rurales de nuestro país y que, a diferencia de la población que vive en las grandes ciudades, no han tenido las mismas facilidades ni oportunidades para acceder a servicios esenciales como el teletrabajo, la educación online o la telemedicina. Pero a la vez, hemos podido ver cómo en determinados lugares esa brecha digital también se ha reducido.

En Eurona hemos experimentado un fuerte incremento de la demanda de tecnología satélite para llevar conectividad al medio rural. Nuestros datos hablan por sí solos. Al comienzo del Estado de alarma registramos un incremento del 60 % en las altas de nuestro servicio de Internet por satélite en pueblos de la España rural. Estas nuevas contrataciones evidenciaron que los habitantes del medio rural también necesitan soluciones globales de conectividad y que la única tecnología capaz de satisfacer esa necesidad, por el momento, es el satélite.

Cara al futuro, ¿qué nuevas oportunidades de conectividad al usuario está trabajando Eurona? ¿Y cómo ven el crecimiento de la empresa con vistas a los próximos 10 años?

La apuesta de futuro de Eurona es seguir focalizados en alcanzar nuestra meta de acabar con la brecha digital existente entre el mundo rural y el urbano, y las desigualdades que lamentablemente todavía aíslan económica y socialmente a los habitantes de la España vacía. Para ello, seguiremos situándonos a la vanguardia tecnológica para ofrecer el mejor servicio a nuestros clientes y desarrollar soluciones a medida para mejorar la propuesta de valor de nuestra vertical de negocio marítimo, el sector de las energías renovables y el sector turístico. A nivel internacional, seguiremos apostando por el avance socioeconómico del continente africano, llevando conectividad universal a más países de África.

Cara al futuro, llevamos meses apostando por la innovación tecnológica “made in Spain” con el fin de adelantarnos a los objetivos de la Agenda Digital 2025 impulsada por el Gobierno, que pretenden llevar la conexión de alta velocidad de 100 Mbps a todo el territorio. Para alcanzarlo y garantizar la conectividad universal en el 100% del territorio, el satélite será esencial, así como para el despliegue del 5G. Por eso, en Eurona, seguiremos liderando el cambio, llevando banda ancha ultrarrápida y de calidad al medio rural con unas prestaciones equivalentes a las de los entornos urbanos a un coste asequible, para contribuir a la igualdad de oportunidades de todas las personas, vivan donde vivan.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!