Cerca de la ciudad sueca, Lund, se está construyendo una de las instalaciones científicas más grandes del mundo. La instalación ya es visible y muestra algunas paredes de hormigón y acero donde trabajan cientos de obreros. En el interior se construirá la fuente más grande de neutrónes que el mundo jamás haya visto.

El científico y director de la Fuente Europea de Neutrones explica que esperan terminar la instalación con el presupuesto actual que oscila entre los 1.834 millones de euros y así las investigaciones puedan dar comienzo en el año 2023. El proyecto está amparado por trece países, los líderes son Suecia y Dinamarca, con una contribución de 47%, España contribuye con el 3%.

La función de los neutrones

La función de los neutrones es penetrar la materia si dañarla, mostrando su composición molecular y atómica. Esto ayudará a diseñar nuevos fármacos y a estudiar las reacciones y efectos de los mismos. Los científicos podrán especializarse en fármacos contra el cáncer.

A su vez también se podrá estudiar la superficie de nuevos materiales de alta densidad, como, por ejemplo, la energía para las baterías de los automóviles y los nuevos materiales que pueden sustituir a los químicos más dañinos para el ambiente.

Medicina, tecnología y ciencia serán las principales investigaciones

Sindra Petersson, asesora científica, explica que otra manera en la que se usará este laboratorio será para observar motores y turbinas.

Con el objetivo de analizar aceite, agua y otros inconvenientes como óxido y demás características que hagan que el rendimiento de las máquinas no sea el óptimo. En los dispositivos habrá dispositivos para someter a los objetos a altas presiones y bajas temperaturas, el objetivo es recrear un entorno en donde proliferan las bacterias.

En las instalaciones se encuentra un túnel de 537 metros, en donde se instalan los tramos de un acelerador lineal de protones que seguramente será el más potente de todo el mundo. Los científicos confirman que se generó más intensidad en las partículas alcanzando una potencia de 5 megavatios. El acelerador los iones de hidrógeno alcanzará el 96% de la velocidad de la luz gracias a nuevas concavidades conductoras, estas se desarrollan por primera vez en este proyecto.

España buscaba tener una instalación en la ciudad de Bilbao, pero por cuestiones políticas no se ha consolidado este hecho. La aportación que el país brinda al propósito es corta, pero impacta en la importancia fundamental del proyecto. Roland Garoby explica que el blanco en donde se proyectarán los neutrones es un gran componente tecnológico que será reemplazado cada cinco a diez años y el país español ayudará en este punto.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!