Este domingo, en Barcelona, fue detenido el holandés Jos Brech de 55 años; el principal sospechoso del asesinato y violación de Nicky Verstappen de 11 años. Jos Brech ya había sido interrogado por un delito de agresión sexual en 1985, pero el caso no siguió adelante, por lo que les da motivos a las autoridades de creer que Brech es el asesino y violador del niño.

El niño Nicky fue visto por última vez en 1998 durante un campamento de verano en Limburgo, al sur de Holanda. Sufrió abusos sexuales y su cuerpo fue encontrado al día siguiente cerca de lugar.

Sin embargo, la autopsia no pudo ser realizada sino hasta pasados 3 días, debido a que el forense se encontraba de vacaciones por el verano.

Por lo tanto, la policía afirma que no se pudo determinar ciertamente la causa de muerte.

Jos Brech se mantuvo aislado

La policía española lo encontró a unos 50 kilómetros de Barcelona, cerca de la localidad de Castellterçol, “en una tienda de campaña junto a una casa que se usaba como una especie de comuna” según el diario El País.

Nicky fue localizado gracias a un turista holandés que dio aviso a las autoridades, para luego reconocer a Brech como el sospechoso de las fotos publicadas por la Interpol en una orden de captura internacional emitida la semana anterior. El holandés Brech podría ser extraditado en los días próximos a Holanda, donde se expresa el acuerdo debido a la inquietud que produjo el caso.

Jos Brech, presunto experto en técnicas de supervivencia en entornos hostiles, ha pasado los últimos años viviendo oculto en distintos bosques.

Algunos años después de la desaparición de Nicky el detenido admitió que fue tratado “por haber cometido abusos sexuales”.

La familia mantiene la esperanza de justicia

La familia de Nicky ha mantenido la esperanza durante las últimas dos décadas. Peter R. Vries es un reportero holandés especializado en casos sin resolver. Vries ha apoyado a la familia de Nicky al mencionar su nombre en repetidas veces mientras transmite su programa con la esperanza de encontrar a su asesino y demandar justicia.

20 años atrás no se pudo aclarar las causas de la muerte de Nicky. Sin embargo, este año, la policía ha solicitado el apoyo voluntario a más de 15.000 hombres entre las edades de 40 y 65 años residentes de Limburg para someterlos a una prueba de ADN. Entre los convocados, 13.000 asistieron y 2.000 se negaron, de esta forma, las sospechas se centraron en Jos Brech, el cual sin motivo alguno, se ausentó del país.

El caso ha creado polémica en Holanda, debido a que, el sospechoso fue investigado en dos ocasiones con anterioridad. A pesar de haber admitido en años posteriores que trató de abusar de Niños, no fue investigado en estos años, en los que continúo prestando apoyo en campamentos juveniles.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!