Después de tres días sofocantes en donde se ha luchado contra el fuego, los últimos focos ya están del todo controlados, pero los números que ha dejado son aterradores. Hasta ahora esta ola de incendios en Grecia que ha sacudido parte de los alrededores de Atenas, se ha cobrado la vida de 81 personas y ha causado 187 heridos, al menos 11 de los cuales están en estado crítico. Ahora, sin embargo, los esfuerzos se centran en buscar las personas desaparecidas, reparar los importantes daños causados ​​y aclarar las causas de la catástrofe.

Encontrar los desaparecidos

En la zona de Mate, una de las más afectadas, patrullas de bomberos miran sistemáticamente casa por casa buscando indicios humanos.

Según el informe diario del departamento de Bomberos, ayer siguieron recibiendo cientos de llamadas preguntando por amigos y familiares. El número de personas desaparecidas sería al menos un centenar. Sin embargo, muchos de estos ciudadanos podrían haber vuelto a casa "sin avisar" o estar de vacaciones. Además, la imposibilidad de identificar algunos cuerpos calcinados hace que sea posible confundir el número de víctimas con el de desaparecidos. Mientras tanto, la jornada de ayer difirió en los dos principales focos al este y al oeste de Atenas.

A Mate el incendio estaba bajo control y las tareas se centraban en la búsqueda de desaparecidos y en el recuento de daños; con este objetivo, y según la Agencia de Energía Renovable, se movilizaron más de cien ingenieros.

En la zona de Kinéta, cerca de Corinto, las llamas reavivaron como consecuencia de la subida de las temperaturas y el fuerte viento. Esto hizo que se volvieran a ver helicópteros antiincendios sobrevolando Atenas en dirección oeste. Cientos de bomberos y personal de rescate también participaron en las tareas de extinción.

Por su parte, el Gobierno griego se reunió ayer en sesión extraordinaria con alcaldes y responsables de las zonas afectadas para discutir las medidas que deberá tomar.

Elias Psinakis, el alcalde de Maratón, la zona con más muertos, calificó la catástrofe de "inevitable". Al mismo tiempo, el prefecto de la región de Ática, Rena Dourou, destacó la necesidad de "no recurrir siempre el mismo camino, que pasa por combatir incendios en verano e inundaciones en invierno". Como el lunes durante todo el día, la población civil continuó abocada masivamente a ofrecer ayuda.

"La solidaridad de las personas ha hecho que la desesperación, la muerte y el desastre se hayan convertido en esperanza, humanidad y solidaridad", aseguraba un miembro de los servicios de emergencia. Christina Geramoni, voluntaria de 23 años, explicaba que la necesidad "ahora no es de medicinas o de alimentos, sino de dinero". Sin embargo, la llamada a dar sangre continúa vigente. Azdine al Arabi, solicitante de asilo de 39 años, dice que en dio porque a él le "ayudar en su momento y ahora es justo devolver la ayuda".

La causa es una incógnita

La causa de la tragedia aún es un misterio. Para el Yorgos, que ha perdido la segunda residencia en Mate, ha habido una "falta de previsión brutal que ha costado muchas vidas". Algunas voces también señalaban la especulación urbanística por el valor turístico de la zona de Mati y Rafina.

D'altres iban más allá y decían que podría estar relacionado con el hecho de que en las montañas de Gerania, en la zona de Kinéta, octubre pasado se rechazó por unanimidad una solicitud de prospección minera de una empresa privada. El exministro de Economía, Iannis Varufakis, calificó estas hipótesis de "teorías conspirativas" y aseguró que el problema es "el cambio climático, la construcción descontrolada, la falta de recursos, las negligencias del aparato estatal y la falta de un mecanismo de repostados de Europa "

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!