Tener un hijo es uno de los regalos de la vida que mucha gente espera obtener; después de todo, un niño siempre puede alegrarnos el día. Desafortunadamente, no todas las vidas de los Niños son perfectas, y algunos niños son víctimas de abuso.

A veces, nos encontramos y convivimos con niños todos los días y no sabemos que ya están mostrando signos de abuso infantil. Si queremos ayudar a proteger a los niños y evitar los casos de abuso infantil, debemos ser más conscientes de las señales de abuso infantil a tener en cuenta, especialmente si estas rodeado de pequeños que merecen ser queridos y que los adultos los protejan.

Consulta con los expertos

Recuerda que los siguientes consejos no son los únicos signos de abuso infantil que debes tener en cuenta, y si estás extremadamente preocupado por el estado de algunos niños cerca de tu área, es posible que desees consultar a un abogado, un oficial de policía, o incluso un psiquiatra sobre las señales reveladoras de abuso infantil que has notado en el niño, y qué medidas debes tomar para asegurarte de que ellos estén protegidos contra el abuso infantil.

Señales físicas de abuso infantil

Si hay signos notorios de abuso infantil que no debes ignorar, son los signos físicos en el cuerpo de un niño. Estas son señales de advertencia que deberían avisarte inmediatamente que algo anda mal con un niño. Trata de estar atento a estos signos reveladores.

  • Un niño puede ser abusado si tiene moretones, quemaduras o verdugones que no se pueden explicar. Esto es particularmente si estas lesiones se encuentran en la boca, los labios o la cara. Comprueba si hay patrones de hematomas que tienen la forma de cosas que puedes encontrar en su casa, y que pueden haber usado para golpearlos, como colgadores de alambre, marcas de mordiscos, cepillos para el cabello, cinturones y manos.
  • Las quemaduras y moretones agrupados pueden indicar alguna forma de contacto repetitivo con un instrumento o una mano. Si hay lugares en el cuerpo de un niño donde normalmente no se lastiman, como los muslos, la espalda, el cuello y las nalgas, entonces es posible que estés mirando a una víctima de abuso infantil.
  • Toma nota de las abrasiones y laceraciones, o rasgaduras en los tejidos de las encías, los labios y los ojos, ya que indican lesiones en la cara o incluso la alimentación forzada.
  • Intenta tomar nota si un niño tiene sangre en la ropa interior, quejas de dolor en los genitales o dificultad para caminar y sentarse.
  • Si un niño parece exhibir una higiene deficiente, un crecimiento pobre tanto en peso como en altura, o la falta de atención dental, médica o psicológica adecuada, entonces estos también podrían ser indicios de abuso.
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!