Como en un cuento de hadas el Príncipe Harry y Meghan Markle, ahora Duques de Sussex unieron sus vidas en un encuentro lleno de amor, sencillez y elegancia.

Amanecía en Londres el 19 de mayo y toda Europa, el mundo y sobretodo la comunidad de Windsor se detuvieron expectantes de este gran evento. El mismo genero muchas expectativas no solo por los comentados rumores de la oposición o al menos el poco acuerdo por parte de la reina sino también por los detalles del vestido de la novia, la decoración, los invitados, entre otros.

Meghan: ahora Duquesa

A pesar de que fue muy criticada por su sencillez, La Duquesa de Sussex lucio un espectacular vestido de la reconocida firma francesa Givenchy bajo el diseño y cuidado de Clare Waight Keller, quien funge como la directora creativa de la marca.

El maquillaje fue delicado y natural digno de una princesa, que fue acompañado por un delicado peinado recogido adornado por una imponente tiara.

La tiara, ese sorprendente accesorio que llamo la atención de todos. Es una joya de gran importancia para la Familia Real, esta invaluable joya perteneció a la bisabuela del Príncipe Harry, nada mas y nada menos que la reina Mary de Teck, abuela de la Reina Isabel II, que llevaba más de 60 años guardada en el joyero real. Luego para la celebración la hermosa Meghan lucio un vestido blanco Stella McCartney, el cual resalto el hermoso anillo en su mano, joya que perteneció a Lady D la madre del Príncipe Harry detalle que para muchos fanáticos resulto muy emotivo.

Harry: príncipe y duque

El novio lucio para la ceremonia su traje militar y para la celebración un elegante esmoquin.

Un detalle de la ceremonia es que muchos expertos comentando que el último acto de rebeldía del príncipe como soltero fue llevar la barba junto con el uniforme militar.

La familia

La reina, empezamos con ella quien llamó mucho la atención con su vestimenta verde manzana con tonos en morado, la misma fue acompañada por el Duque de Edimburgo. William al igual que Harry asistió en calidad de hermano y padrino en su traje militar.

Kate, fue duramente criticada ya que es la cuarta vez que repite el mismo diseño, fanáticos y especialistas consideran de mal gusto que en un evento como la boda de su cuñado llevara un vestido tan utilizado por su persona en tantos eventos públicos. Sin embargo, cumplió con todos los reglamentos que la Casa Real exige en cuanto a vestimenta se trata.

El príncipe Carlos lucio un impecable traje en tonalidad clara que lo hizo lucir muy bien mientras acompañaba a Meghan hasta el altar en compañía de los pajecitos los cuales estaban integrado por los sobrinos de Harry y los hijos de amigos de la pareja.

La madre de la novia, la Sra Doria Ragland. Su llegada era muy esperada, ya que fue el único familiar de la novia en asistir. Fue impecablemente vestida con un traje de Oscar de la Renta. Un detalle que a muchos sorprendió y a otros no tanto fue que conservara su identidad luciendo su cabello y su piercing manteniendo su esencia y personalidad.

La boda de Meghan y Harry

La ceremonia estuvo decorada exquisita y sencilla con flores blancas, un estilo muy de selva, acompañada por coros que interpretaron variadas canciones e hicieron del lugar y la ceremonia un lugar y evento digno de un cuento de hadas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!