Hay algunas personas que son sensibles al ver noticias en el televisor, notas fuertes sobre guerra y otras calamidades que azotan el planeta, son demasiado para algunos televidentes u observadores de los medios. Casi siempre se elige por cambiar de canal, poner algo que no preocupe nuestra conciencia, y de una forma casi inconsciente, preferimos aquello que nos aleje de la realidad.

La búsqueda de noticias en Internet, a diferencia de las que se difunden en canales abiertos, pareciera tener más veracidad, por la fácil difusión que estas tienen o bien porque son compartidos hechos y sucesos en tiempo real.

¿El vídeo no miente, la transmisión es verdadera? No podemos estar completamente seguros que al enfocar nuestra atención en un canal de noticias, no sea todo un show, una desinformación que va de boca en boca, o en su caso de clic en clic.

Información falsa puede desatar polémicas graves

Olga Yurkova, es una activista que se opone a esta marcha de información falsa, que circula en su natal Ucrania. La portavoz de este movimiento contra la desinformación, puntualizó en su conferencia que su país ha estado por cuatro años expuesto a la propaganda rusa. Estas noticias falsas pueden llegar a ser una provocación para la sociedad actual y la democracia. Yurkova también está a cargo de sitio web StopFake – 2014 – para afrontar la problemática en Ucrania.

Esta idea ha crecido lo suficiente por lo cual ahora es una organización, que está comprometida a la caza de información en 11 idiomas.

Hay noticias distribuidas con el suficiente profesionalismo, que no caemos en la cuenta de que podría tratarse de un engaño, un teatro bien elaborado, donde la politización busca arraigarse en cada hogar, abusando de la sensibilidad del espectador.

Una de las noticias que quizá movieron el piso de algunos, fue la nota del Niño crucificado en Ucrania. Esta información fue expuesta por medios rusos. Todo se trabo desde la excelente actuación de una mujer – que aseguraba ser una refugiada de Sloviansk – donde su dramatismo, el llanto a pleno pulmón y el testimonio de que un niño de tres años había sido crucificado por soldados ucranianos, despertó la indignación de muchas personas, pero también la duda de otras más asertivas ante este tipo de hechos.

Las noticias que pueden estallar y movernos socialmente del otro lado de la balanza

En la red hay muchísimas noticias inventadas, crisis que salen del horno más rápido que una sopa instantánea. Como ciudadanos debemos poner atención, fijarnos en la falta de lógica de algunos sucesos que afectan nuestro Mundo, y no devorarnos todo lo que hay sobre la mesa social, en esta época en donde la inmediatez de las cosas y las situaciones se ha desbordado ridículamente. Cuestionemos los hechos y reflexionemos sobre la situación que se vive en nuestro país, porque finalmente el león no es como lo pintan.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!