Empieza a asomar nuevamente la felicidad en la vida de Iñaki Urdangarin: el juez encargado de su caso le concedió el tercer grado penitenciario o semilibertad, lo que le permitirá dormir en la cárcel solo de lunes a jueves, quedando libre los otros tres días de la semana. Esta es una gran noticia para él y, por supuesto, para su esposa, la infanta Cristina. Y es que ya le habían denegado esta petición en tres ocasiones al ex jugador de balonmano. Sin embargo, la sentencia todavía puede ser apelada y, además, no es de aplicación instantánea.

Las libertades que va a tener Urdangarin

De todos modos, todo indica que Iñaki Urdangarin va a gozar de la semilibertad, por lo que podrá salir a trabajar y, también, conseguirá evitar dormir en prisión de viernes a domingo: el marido de la infanta Cristina se encuentra en el Centro De Inserción Social Melchor Rodríguez García, donde llegó proveniente de la cárcel de Brieva (donde era el único preso hombre en la prisión de mujeres), el pasado miércoles.

El juez aprobó la petición del fiscal quien solicitó que el exduque consorte de Palma de Mallorca lleve a cabo el programa de reinserción para condenados por casos de corrupción para que, de esta forma, pueda salir trabajar todos los días.

El marido de la infanta Cristina cumplía condena por malversación y tráfico de influencias

El cuñado de Felipe VI había recibido una condena de cinco años y 10 meses, en junio de 2018 por la malversación de una millonaria cantidad de dinero. Dinero que había sido donado al instituto Nóos, una organización sin ningún tipo de fines de lucro en la que él era presidente.

Esto fue un gran golpe para la monarquía española, ya que, la infanta Cristina fue la primera integrante de la vigente Familia Real en estar presente en el banquillo, aunque después se comprobó su inocencia, por lo que quedó totalmente desligada de la situación.

Ahora, a inicios de 2021, Iñaki Urdangarin ya lleva dos años y 7 meses de condena cumplida y, cada vez está más cerca de su libertad total: por el momento, deberá gozar del tercer grado penitenciario, hecho no menor.

La nueva vida de Iñaki Urdangarin

Si bien va a gozar de algunos privilegios que antes no tenía, ahora el esposo de la Infanta Cristina deberá convivir con más de 400 personas y, según fuentes, "le aterra convivir con otros presos".

Y esto es algo nuevo para él, ya que proviene de una cárcel de mujeres donde estaba aislado de ellas, por lo que se encontraba totalmente solo. Y ahora, de un día para el otro, su forma de vida dará un giro de 180 grados. Mientras tanto, deberá ir pensando dónde vivirá los días que pueda dormir fuera de prisión.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!