Iñaki Urdangarin está preso desde junio de 2018, condenado a cinco años y diez meses por el famoso caso Noos, donde se le comprobaron delitos de tráfico de influencias, malversación, prevaricación, fraude y delitos fiscales. Millones de euros de dinero público fueron desviados a una fundación sin ánimo de lucro que él mismo presidía a través de una red delictiva indigna de un miembro de la Casa Real. Ahora, hay buenas noticias para su familia, que esperan mejores días después de largos años de desgracia.

Finalmente, el horizonte se ilumina para Iñaki Urdangarin. Está previsto que el cuñado del rey Felipe VI abandone la prisión de Brieva en los próximos días y termine su condena en un centro de integración social de los suburbios de Madrid.

Un acuerdo de condena posible gracias a un nuevo programa para reintegrar a los autores de delitos económicos. Un buen augurio para el año 2021 para el exdeportista, la infanta Cristina y sus cuatro hijos.

Iñaki Urdangarin cumplió aislamiento en una cárcel de mujeres

Quien fue durante años el yerno ideal del rey Juan Carlos I, aprovechó su glamour y su título de duque de Palma para enriquecerse ilegalmente, un hecho que provocó la indignación generalizada y un proceso que terminó en condena para Urdangarin. Desde entonces, Urdangarin ha estado cumpliendo su pena a unos 100 kilómetros de Madrid, en régimen de aislamiento en una prisión de mujeres, el Centro Penitenciario de Ávila en Brieva, por razones de seguridad.

En 2019, obtuvo una suavización de su estricto régimen penitenciario y se le concedió un permiso de salida dos días a la semana para trabajar de forma voluntaria en el hogar Don Orione de personas con discapacidad que mantiene la congregación religiosa italiana Pequeña Obra de la Divina Providencia.

También, logró un permiso para la temporada de vacaciones.

El exduque de Palma cumple 53 años más cerca del tercer grado

Pero ahora, el exduque de Palma celebra su 53 cumpleaños y comienza una etapa que cada vez se parece más a la libertad tan esperada. El miércoles 13 de enero Urdangarin dejó finalmente la prisión de Brieva para mudarse a Alcalá de los Henares, donde se encuentra el Centro de Reinserción Social Melchor Rodriguez García y donde comenzará a gozar de un régimen de semilibertad.

Iñaki Urdangarin, quien siempre se acompaña de una sonrisa en su rostro, podrá festejar su nuevo cumpleaños en familia, ya que la infanta Cristina se reunirá con él para ir juntos hasta Barcelona, donde los exduques visitarán a la hermana del deportista, Ana, y a su hijo Pablo, que está instalado en la ciudad.

La nueva situación del cuñado de Felipe VI contempla un fin de semana libre al mes, libertad que se ampliará finalmente en mayo próximo, cuando acceda al tercer grado.

Los temores que confiesa Urdangarin

Sin embargo, estos cambios lo tienen algo “preocupado y nervioso”, como confesó recientemente a amigos. Urdangarin siente que no le resultará fácil salir de su zona de confort en la cárcel de mujeres y enfrentarse con nuevos reclusos porque “soy el que soy”, reflexiona con preocupación.

No sé si alguien tendrá animadversión hacia mi persona o si grabarán mis movimientos o lo que diga dentro del centro. Estoy nervioso y preocupado, esa es la verdad", reflexiona ante la nueva situación en la que deberá compartir habitación con una persona que, todavía, no conoce porque se encuentra aislado cumpliendo cuarentena por protocolos de COVID-19. Sin embargo, pese a la preocupación del marido de la infanta Cristina, se avecinan nuevos y mejores tiempos para el exduque, en camino a la soñada libertad.

Sigue la página Casa Real
Seguir
Sigue la página Podemos
Seguir
Sigue la página Parejas
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!