El clima de temperaturas polares de España, que ha causado caos a miles de españoles, seguirá devastando el país durante los días venideros. 23 provincias estarán en alerta por una ola de frío, que durará hasta hasta el miércoles 20 de enero y se espera que entre una nueva borrasca. Los meteorólogos anuncian que esto traerá abundantes precipitaciones, viento y un aumento de las temperaturas.

España continúa con temperaturas bajo cero

Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Meteorológica del Estado (AEMet), dijo sobre la próxima previsión que "las temperaturas seguirán siendo muy bajas durante unos días más, especialmente las mínimas, en las zonas donde hay más nieve", porque “la cantidad de nieve acumulada en el suelo es tal que es más difícil que las temperaturas aumenten".

La borrasca Filomena provocó temperaturas de hasta 25 grados bajo cero, pero todavía hay registros de hasta menos diez y las previsiones son de diez días del frío más marcado y el período más largo del invierno en casi 20 años, desde el 2001.

Filomena ha dejado 50 centímetros de nieve sobre Madrid entre el pasado viernes y el sábado, lo que dejó a ciudad capital y grandes áreas del país intransitables, con calles y carretera cubiertas de nieve transformada en peligroso hielo producto de las bajas temperaturas que impiden que se licúe.

Madrid determina 404 puntos de posibles inundaciones

En la capital, las máquinas viales se encuentran trabajando contrarreloj y se han determinado 404 sitios “susceptibles de inundación” preparando a la ciudad para la llegada de las grandes lluvias previstas, teniendo en cuenta además que el arbolado ha quedado dañado y debilitado por el peso de la nieve.

Se estima que casi el tercio de los árboles de la ciudad, unos 600.000 ejemplares, han sido afectados y ahora la previsión de ráfagas de viento de hasta 70 kilómetros por hora los pone en una situación riesgosa para la población.

Afortunadamente la entrada a partir del martes por la tarde/noche, según EAMet, de un frente del Atlántico además de las lluvias y el viento traerá un aumento importante de la temperatura, lo que permitirá la desaparición del hielo.

Se solicita para los próximos días máximas precauciones a los ciudadanos

Justamente por este motivo, la Comunidad de Madrid ha instado a los ayuntamientos y los organismos responsables a prevenir los riesgos de las inundaciones limpiando alcantarillados, imbornales y eliminando todo aquello que esté en riesgo de caída: ramas y desprendimientos de cornisas, porque a las lluvias se sumará la enorme cantidad de agua licuada del hielo acumulado.

"El tiempo cambia radicalmente", sostiene En Directo el director de Meteorología de Meteored, José Antonio Maldonado, por lo que desde la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, organismo adscrito al Ministerio de Interior que dirige Fernando Grande-Marlaska, se le solicita a la gente extremar las precauciones y que "sigan las recomendaciones que pueda dar cada Comunidad Autónoma".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!